Una nueva tendencia regional – Brecha digital
Edición 1606 Suscriptores

Una nueva tendencia regional

El golpe parlamentario que terminó con el gobierno de Dilma Rousseff es el eslabón más reciente de una serie de golpes blandos que empezó con el derrocamiento del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en 2009, y siguió con el de Paraguay, Fernando Lugo, en 2012.

El senador Romero Jucá (izquierda) festeja con el presidente del Senado, Renan Calheiros, el resultado de la votación que determinó la destitución de Dilma Rousseff / Foto: AFP, Andressa Anholete

La secuencia, a medida que avanza, va creciendo en su maquillaje y su sofisticación. Arranca, además, en la periferia de la región, donde Estados Unidos continúa siendo la fuerza hegemónica, y llega hasta el corazón mismo de Sudamérica –y principal potencia regional–: Brasil, pasando como escala intermedia por un país socio del Mercosur como Paraguay, parte del grupo de países sudamericanos que formó un bloque relativamente autónomo en la década pasada y empezó a aplicar mecanismos propios para resolver sus conflictos.

A principios de la década pasada, las nuevas instituciones regionales como Mercosur y especialmente Unasur habían servido para evitar la interrupción de regímenes democráticos en Ecuador y Bolivia, y conflictos bilaterales como Colombia/Venezuela, Colombia/Ecuador o Boliv...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Cien años de Antonio Larreta

Mis días con Taco

Cultura Suscriptores
Perdidos en la traducción

Perdidos en la traducción

Cultura Suscriptores
Cine uruguayo del último trimestre

Películas con alma

Edición 1933 Suscriptores
La condena a Cristina Fernández y el escándalo de Lago Escondido

La Justicia en su laberinto

Edición 1933 Suscriptores
Alta tensión entre los presidentes del Mercosur

Fuegos de artificio y tiempo de descuento