Sociedad Suscriptores
Inundaciones, plombemia y ausencias en el barrio Alfonso Lamas

Vidas en pasaje

El pasaje Alfonso Lamas, un asentamiento con más de 30 años de historia, tiene dos enemigos: el agua y el plomo. Cuando la cañada crece, el pasillo se convierte en un flujo de agua constante que arrastra todo. Cuando no, sus habitantes deben preocuparse por los niños que presentan niveles altos de plomo en la sangre. En marzo de este año iban a ser realojados, pero el MVOT suspendió todo aduciendo trabas presupuestales.

Barrio Alfonso Lamas, Montevideo Armando Sartorotti

Para el transeúnte corriente, la entrada al barrio Alfonso Lamas puede pasar desapercibida. Tendría que aminorar la marcha al llegar al descampado junto a la fábrica, caminar unos metros y agudizar un poco la vista. Vería entonces que allí comienza un camino angosto, primero de tierra y luego de hormigón. El barrio es eso: unos metros de un pasaje estrecho bordeado por casas, en las que viven 169 personas, 67 de ellas menores de edad.

Lo primero que se advierte al adentrarse en el pasaje es el olor del agua sucia: se mete en las fosas nasales como un intruso. La humedad impregna el barrio. Lo segundo es la cañada. Ahora reducida a unos hilos de agua, llega de forma perpendicular y pasa por debajo del barrio. Y cuando la lluvia es intensa, el agua «se acumula y empieza a salir por todos...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados