Viejos apetitos en nuevos escenarios - Semanario Brecha
Sociedad Suscriptores

Viejos apetitos en nuevos escenarios

La actividad de los IMAE sigue estando controlada en un 90 por ciento por privados –desde pequeñas empresas hasta una multinacional–, y sólo en 2016 tuvo un costo de 4.400 millones de pesos. Si bien el Ministerio de Salud no prevé abrir nuevos institutos, tampoco busca limitar el avance de los grupos empresariales del sector.

Foto: AFP JEAN-SEBASTIEN EVRARD

En la punta de la pirámide, la atención sanitaria en Uruguay involucra a 90 institutos de medicina altamente especializada (Imae), a los que se les abonaron casi 4.400 millones de pesos en 2016. A una década del inicio de la reforma de la salud, en un sector en el que el gobierno asume que opera el lucro e incide el conflicto de interés, el reparto del dinero sigue siendo desparejo: el año pasado 6,9 por ciento de esos fondos públicos fueron a parar al Hospital de Clínicas, Asse y Sanidad Militar, mientras que el 93,1 por ciento se destinó a retribuir los procedimientos que realizó un sector privado que no es el mismo que en sus orígenes.

Ya en los años ochenta, cuando se creó, el modelo respondía a una visión empresarial de la salud. Pero si los Imae surgieron de la mano de asociacione...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero