Vivezas reconocibles - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Vivezas reconocibles

Checco Zalone, un tímido treintañero que vive con sus padres al tiempo que aprovecha todas las ventajas que le depara un empleo público –en Italia, puesto fijo–, cierto día se le comunica que, debido a los cambios y ajustes del gobierno de turno, se le ofrece una indemnización si accede a dejar su trabajo. “¡No renuncio!”, contesta el personaje.

Desde la pregunta Quo vado? (¿Adónde voy?), titulo original de esta comedia italiana, se le hace una broma a la espectacular Quo vadis? (¿Adónde vas?), ya que en la presente ocasión a Checco Zalone, el personaje que encarna el actor del mismo nombre, un tímido treintañero que vive con sus padres al tiempo que aprovecha todas las ventajas que le depara un empleo público –en Italia, puesto fijo–, cierto día se le comunica que, debido a los cambios y ajustes del gobierno de turno, se le ofrece una indemnización si accede a dejar su trabajo o, de lo contrario, deberá ser trasladado para cubrir otras tareas en un lugar alejado. Con tal de mantener los beneficios que le depara seguir en el puesto, Checco decide no renunciar, un paso que lo lleva a fijar residencia en sitios tan insólitos para un...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada