Cultura Suscriptores

“Vivir entre las promesas del cielo y sus cruces de fuego”

La solvencia expresiva del escritor Ivo Quallenberg, autor del excelente libro de relatos “Diario de los años muertos”, radica en el modo en que reúne el discurrir de la oralidad de la calle, bajo el alumbrado de imágenes que emergen de la escena onírica. Hijo de exiliados europeos de la Segunda Guerra Mundial, fue el lenguaje mexicano cotidiano, explica, el que lo ayudó a “sentirse en casa”.

Ivo Quallenberg / Foto: Difusión

Por las páginas de este Diario... por momentos de aire tenebroso, a ratos con trazos carnavalescos y desopilantes, cruzan la silueta de un hombre con “ojos color de aguardiente”, una mujer que aprendió a “moverse por la vida sin hacer ruido, como una sombra que limpia el polvo”, “un patio que huele a tierra de osario”, recuerdos que arrastran a sus muertos “como muebles viejos” y un diablo que “se roba pedazos de cielo” para lanzar a los mortales.

La fluidez del lenguaje de Quallenberg va amarrada a la reflexión. Busca hilar las voces de sus personajes con un fraseo que es monólogo interior de un yo plural, vale decir aquello que aunque se exprese por cuenta y riesgo, siempre lo hace a cuenta de un “uno” que es comunidad, de un yo que es, a la vez, habla coral. Los cuentos de su último ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después