Sociedad Suscriptores

Vivo de mi cuerpo

Trabajadoras sexuales y coronavirus.

Interior de un prostíbulo en el departamento de Durazno en Uruguay / Foto: Héctor Piastri

Más de seiscientas trabajadoras sexuales de todo el país pidieron una canasta alimenticia al Mides para parar la olla en tiempos de cuarentena voluntaria, cierre de whiskerías y presencia de la Policía en la esquina. Son jefas de hogar con niños a cargo y, sin trabajo, no saben cómo pagarán el alquiler. Mientras la emergencia sanitaria se profundiza, en los sectores de la economía informal quedan a la intemperie las vidas precarias.

Hace tres
semanas que no tienen clientes. Muchos, mayores de 60
años, ya no van al boliche por una copa ni por ellas. A los pocos días de que
el gobierno nacional recomendara el aislamiento físico para evitar la
propagación del coronavirus, las trabajadoras sexuales se quedaron sin
ingresos, sus hijos sin comida y posiblemente sin vivienda, por no poder pag...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Las consecuencias de la estrategia sueca contra el coronavirus

El modelo que no fue

La oposición política a Bolsonaro frente a la catástrofe sanitaria.

En la ventana