Vivo de mi cuerpo – Brecha digital
Destacados Suscriptores

Vivo de mi cuerpo

Trabajadoras sexuales y coronavirus.

Interior de un prostíbulo en el departamento de Durazno en Uruguay / Foto: Héctor Piastri

Más de seiscientas trabajadoras sexuales de todo el país pidieron una canasta alimenticia al Mides para parar la olla en tiempos de cuarentena voluntaria, cierre de whiskerías y presencia de la Policía en la esquina. Son jefas de hogar con niños a cargo y, sin trabajo, no saben cómo pagarán el alquiler. Mientras la emergencia sanitaria se profundiza, en los sectores de la economía informal quedan a la intemperie las vidas precarias.

Hace tres
semanas que no tienen clientes. Muchos, mayores de 60
años, ya no van al boliche por una copa ni por ellas. A los pocos días de que
el gobierno nacional recomendara el aislamiento físico para evitar la
propagación del coronavirus, las trabajadoras sexuales se quedaron sin
ingresos, sus hijos sin comida y posiblemente sin vivienda, por no poder pag...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Apuntes sobre la situación del teatro y el carnaval en Montevideo

Escenarios del después

Edición 1887 Suscriptores
Ómicron y la exigencia del primer nivel de atención

Contrarreloj

Edición 1887 Suscriptores
Maldonado: desborde en la salud y enojo en los sindicatos

Verano caldeado

Edición 1866 Suscriptores
¿El último aluvión de la pandemia de covid-19 en Uruguay?

Tres platos