Vuela y canta - Semanario Brecha

Vuela y canta

Juanita Fernández

Cada surco de este fonograma1 refiere a un pájaro específico, que inspiró su música y, cuando la hay, su letra. Abre con “Viudita”, en el que escuchamos desde el inicio unos tenues sonidos (creo que electrónicos), espaciados en el silencio, que son una referencia estilizada al canto de ese pajarito, que se caracteriza por su poca intensidad, no intrusiva. La voz de Juanita Fernández entra, entonando una melodía típica de vidalita, en re mayor, con la voz chiquita, intimista, siempre superpuesta a los sonidos de la “viudita”. Se suma la guitarra, con un toque que recuerda una zamba, más vigoroso que el arpegiado habitual de vidalita, y los acordes merodean pero también desafían la tonalidad de re mayor. Nada de eso hace prever la rápida intensificación que se da con la entrada paulatina de los instrumentos de la banda acompañante, que culmina con la voz a pleno, intensa en volumen y emoción. Los juegos con los distintos ámbitos tonales superpuestos son cada vez más expresivos (por ejemplo, el conflicto entre si bemol en los instrumentos y si natural en la nota más aguda de la melodía). De pronto, todo se achica y, sobre una sonoridad de piano eléctrico, empieza a girar una figura sobre un ciclo de 21 micropulsos (5 + 5 + 6 + 5), que propicia otro crecimiento rápido hasta saturar el espacio sonoro con ruido. Un breve epílogo, vinculado con el inicio, abandona la canción y nos deja con las últimas notas de la “viudita”. Un viaje amplio y poderoso para sólo cinco minutos de música. Por ser pájaro, por ser vidalita y por crecer a intensidades insospechadas, me recordó a la “palomita” de Daniel Viglietti que se convierte en halcón. Esta “Viudita” de pronto tiene la potencia luchadora de “A una paloma”, pero en una disposición menos agresiva.

El viaje condensado en “Viudita” fue también para mí el descubrimiento de posibilidades de Juanita que desconocía. Me constaba su talento como percusionista con técnica, onda, swing y espíritu de búsqueda. Hace relativamente poco que supe que componía, cantaba y tocaba la guitarra, pero no me esperaba tanta autoridad, madurez, inteligencia musical, dominio de una voz privilegiada, polenta y sutileza, como las que demuestra en este trabajo.

Se alternan canciones con piezas instrumentales. El vínculo de cada canción con el pájaro correspondiente es variado: en algunos casos el acercamiento es anecdótico-descriptivo, en otros es metafórico a partir de determinada característica del bicho, en otros es un vínculo formal con la melodía o la rítmica de su canto y, en el caso de “Hornero”, parte de analogías con componentes estructurales de la arquitectura del nido. Junto a algunos elementos folclorísticos (más argentinos que uruguayos) hay rasgos de free jazz, psicodelia, jazz-rock, ruidismo y trabajos texturales. Las rítmicas más libres se alternan con otras basadas en patrones concretos pero fuera de lo más común (polirritmias, ritmos aditivos o cambiantes).

Juanita está acompañada por tres excelentes instrumentistas: Andrés Bedó en teclados, Andrés Pigatto en contrabajo y Felipe Badaró en batería. Ellos rinden excepcionalmente bien, compenetrándose en las oleadas de energía de los momentos más improvisativos, pero también muy exactos en las partes estrictamente predeterminadas, y tocando siempre con garra y seguridad.

Con este disco, que es de lo mejor de la música uruguaya reciente, Juanita Fernández se suma a toda una generación de músicos de acá que vienen haciendo música popular incorporando información y procedimientos de música erudita contemporánea, casi todos oriundos, como ella, de la Escuela Universitaria de Música.

Pájaros se edita en un formato poco común y lujoso: un pendrive con los audios en alta resolución (es decir, mejor calidad de sonido que un CD), que además contiene fotos, archivos con las letras de las canciones, textos explicativos/anecdóticos/personales de la compositora sobre cada tema, los pájaros que las motivaron y los instrumentistas del grupo. También está disponible en distintos sitios web para bajada o escucha en línea.

El espectáculo de lanzamiento va a ser el próximo jueves, 12 de abril, en la sala Balzo, a las 21 horas, con el mismo grupo que hizo la grabación, y elementos visuales (vestuario, proyecciones).

 

  1. Edición de la intérprete (con apoyo de Fonam), sin número, 2018.

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Fernando Cabrera y Bolsa de Naylon en la Rama de un Árbol, juntos en la Sala Zitarrosa

El viento en la rama

Cultura Suscriptores
Nuevo disco de Alucinaciones en Familia

Tienen sueños eléctricos

Wos, el Indio, el progresismo, el rock y la superioridad moral

Abajo es muy cerca del suelo

Cultura Suscriptores
Con Bárbara Jorcin, en diálogo previo al lanzamiento de su tercer disco

«Fuck it, yo toda la vida escuché rock»