We are the children - Brecha digital

We are the children

Un informe policial de 2003 salió a la luz ahora, e incluye un registro fotográfico obtenido tras el allanamiento de Neverland, el rancho de Michael Jackson en Santa Bárbara, California. Allí se encontraron documentos, objetos e imágenes con contenido pornográfico que involucraba a niños, prácticas sadomasoquistas y sacrificio de animales.

Desde su muerte en 2009 por un paro cardiorrespiratorio, Michael Jackson no ha dejado de ser noticia. Pero las últimas novedades referentes al ídolo, difundidas por el sitio Radar Online, distan de ser las más felices. Un informe policial de 2003 salió a la luz ahora, e incluye un registro fotográfico obtenido tras el allanamiento de Neverland, el rancho utilizado como parque de atracciones y domicilio del cantante, situado en Santa Bárbara, California. Allí se encontraron documentos, objetos e imágenes con contenido pornográfico que involucraba a niños, prácticas sadomasoquistas y sacrificio de animales.

Como se recuerda, la vida y muerte del proclamado “Rey del Pop” ha estado bajo la lupa por una serie de acusaciones de abuso sexual infantil. La primera denuncia data de 1993, cuando Jordan Chandler, de 13 años, uno de los tantos niños que fueron acogidos en Neverland en calidad de huéspedes, aseguró públicamente que Jackson lo había besado, masturbado y sometido a sexo oral. Luego de pericias médicas y psicológicas no se encontraron pruebas suficientes para acusar al artista, quien continuó con su exitosa carrera y cosechando denuncias.

Diez años después, en noviembre de 2003, el Departamento de Policía del condado de Santa Bárbara allanó el domicilio del cantante durante una investigación en busca de diarios, fotografías, videos y audios que pudiesen incriminarlo, pero se encontró con material mucho más escalofriante. En una habitación que se utilizaba como depósito, Jackson almacenaba una serie de revistas y fotografías con rostros de niños desconocidos, imágenes de tortura animal y sadomasoquismo, fotografías pornográficas alteradas donde aparecían cuerpos adultos desnudos cuyas cabezas correspondían a niños, y una extraña colección de maniquíes de aspecto infantil vistiendo ropa costosa de diseñadores, posando y gesticulando en diferentes puntos de la habitación: un par de niños charlando junto a un escritorio, una niña sentada en un sillón levantando una pierna con una curita pegada, como si hubiese sido recién sanada, un niño jugando en un sillón, casi de cabeza con sus piernas extendidas. Incluso se encontró una estatuilla de Charles Chaplin, conocido por sus relaciones con adolescentes, situado fuera de la habitación donde fue encontrado el material, quizá en un gesto de “complicidad” o “vigilia”.

Además se encontraron juguetes, ropa de niños y adultos, piezas de arte exóticas, botellas de alcohol vacías, una importante colección de imágenes de la actriz infantil Shirley Temple y un gran abastecimiento de gasas, talco y aceite de bebé, jarabe para la tos, y otros suministros médicos que incluían medicamentos utilizados para tratar trastornos relacionados con la adicción al sexo.

Ron Zonen, ex asistente principal del fiscal de distrito de Santa Bárbara que procesó a Jackson durante su caso, dijo a Radar que no tiene dudas de que abusara de menores. Incluso se rumorea que habría evidencia suficiente para comprobar que dos de sus víctimas fueron sus sobrinos. Se comenta que en aquel momento los menores atravesaban la adolescencia y cuando el cantante se enteró de que la policía iba a entrevistarlos, les regaló un viaje para mantenerlos lejos de la ciudad. Más tarde, a su regreso, le obsequió a uno de ellos –que ya había cumplido la mayoría de edad– un lujoso auto a cambio de su silencio. Pero más allá de los rumores, lo cierto es que con suficientes indicios en su contra, Jackson fue absuelto de los cargos en 2005, cuatro años antes de su muerte.

Artículos relacionados