«Yo nunca perdí una huelga» - Brecha digital