Perderse de vista

La Justicia permitió que José Nino Gavazzo cambiara de domicilio. Del barrio Pocitos, donde el represor fue escrachado este año, Gavazzo se mudó a Parque Miramar, más concretamente a la calle Federico García Lorca 7818.

Federico García Lorca 7818, la nueva dirección de Gavazzo.

La Justicia permitió que José Nino Gavazzo cambiara de domicilio. Del barrio Pocitos, donde el represor fue escrachado este año, Gavazzo se mudó a Parque Miramar, más concretamente a la calle Federico García Lorca 7818. La resolución del juez Martín Gesto es del 15 de noviembre y fue acompañada por un segundo dictamen: al mudarse de Montevideo a Canelones, el magistrado declinó competencia y Gavazzo pasó a la órbita del Juzgado de Primera Instancia de Ciudad de la Costa.

Condenado a 25 años de penitenciaría por 28 homicidios muy especialmente agravados, Gavazzo obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria el 24 de diciembre de 2015, además de varias salidas transitorias, la más mediática para asistir al cumpleaños de 15 de su nieta el 27 de mayo. Finalmente Gavazzo no concurrió a la fiesta, ante el escrache que se realizó esa noche frente a su edificio. Una semana después Brecha difundió el testimonio de varios vecinos que aseguraban haberlo cruzado en las calles de Pocitos, lo que implicaba una violación a la prisión domiciliaria (véase edición del 3-VI-16), y para ese entonces Gavazzo ya había solicitado el cambio de domicilio.

Esa vez, sin embargo, el represor obtuvo la negativa de la justicia, ya que la Oficina de Supervisión de Libertad Asistida (Osla) esgrimió que no podría monitorearlo en el domicilio al que pretendía mudarse. La fiscal Dora Domenech dijo a Brecha que la decisión se revirtió a partir de un nuevo informe de la Osla, esta vez favorable: “Yo no me opuse porque la Osla informó que estaba en condiciones de vigilarlo en ese nuevo domicilio, siempre y cuando los traslados al hospital corrieran por cuenta de la familia. La familia presentó un escrito diciendo que se haría cargo de esos traslados y, por consiguiente, no tenía yo fundamentos para oponerme”. Ni la fiscal ni el vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, supieron decir si la Osla subsanó sus problemas técnicos para habilitar la mudanza del represor o si el nuevo domicilio de Gavazzo es en una dirección diferente a la que había propuesto en primera instancia.

RESOLUCIÓN: decretos-dr-gesto

Artículos relacionados