25 años no es nada - Semanario Brecha
Edición 1993 Suscriptores
Venezuela

25 años no es nada

Hace exactamente un cuarto de siglo, el 2 de febrero de 1999, Hugo Chávez asumió la presidencia de Venezuela. Desde entonces no ha cesado una lucha agónica por el poder entre quienes lo han acompañado y quienes se le han opuesto, en una especie de teleserie sin fin que estrena un nuevo capítulo al despuntar 2024

↑ La candidata presidencial de la oposición venezolana, María Corina Machado Afp, Pedro Rances Mattey

Dos décadas con tramas y actores distintos, pero un mismo resultado: el gobierno intenta acabar con la oposición y no lo logra, y los opositores tocan el cielo del poder con la punta de los dedos, pero nunca lo alcanzan. La reciente historia política de Venezuela muestra a dos fuerzas que, de nuevo al despuntar 2024, se enfrentan en una guerra ya muy conocida, dirigida esta vez por el presidente Nicolás Maduro y la candidata presidencial de la mayoría opositora, María Corina Machado.Lo último: este año deben efectuarse elecciones presidenciales, que en el esquema de poder en Venezuela significa sencillamente el poder, a secas. Los contendores con posibilidades deberían ser, para el sexenio 2025-2031, Maduro –heredero del fallecido Hugo Chávez (1999-2013)– y Machado, la candidata seleccion...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada