A ajustarse el cinturón – Brecha digital
Edición 1581 Suscriptores

A ajustarse el cinturón

Los salarios aparecen como la principal variable para contener el brote inflacionario. Esto es resistido por el Pit-Cnt, pero también en filas del oficialismo. La receta a aplicar es, en opinión de varios referentes frenteamplistas, una vuelta a la ortodoxia monetarista. No obstante, el Ministerio de Economía se plantea esta vez intervenir de alguna manera en la formación de los precios.

Inflación por Ombú.

El año 2016 no comenzó de buena forma para el gobierno progresista. A los problemas políticos surgidos tras la investigadora sobre Ancap y los cuestionamientos a la figura del vicepresidente Raúl Sendic, se sumaron números poco favorables en materia macroeconómica. La inflación de los dos primeros meses de 2016 aumentó 4,08 puntos en relación al mismo período del año pasado, por lo cual el incremento anualizado del Ipc alcanzó el 10,23 por ciento, el mayor porcentaje en la era progresista. Por otro lado, el déficit fiscal, que en 2014 estaba en el 3,5 por ciento del Pbi, cerró el 2015 en 3,8 por ciento, fruto de una caída en la recaudación. En la suma de dificultades debe agregarse la devaluación creciente del peso ante el dólar y los pronósticos de diversos agentes privados de que la desa...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?