Mundo Suscriptores

A mí no me miren

La salud mundial como rehén de las potencias.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llega a la conferencia de prensa que se realiza diariamente en la Casa Blanca, el 16 de abril / Foto: Afp, Mandel Ngan

Cuestionado por su manejo de la crisis sanitaria, Donald Trump ha preferido culpar de todos los males a China, el gran rival comercial y diplomático de su país. La Oms, una organización que Estados Unidos ayudó a fundar, se ve ahora atrapada en una rencilla entre dos gigantes.

Las
tendencias de fondo que ya se venían manifestando
antes de la pandemia de coronavirus no hacen más que acelerarse y, probablemente,
se estén profundizando. Lo novedoso, tal vez, son los discursos cambiantes y
los argumentos de nuevo cuño que enseñan las fuerzas enfrentadas –el águila y
el dragón–, cada una dispuesta a mostrar la mejor y la peor cara en esta
pandemia.

De ese modo, estamos transitando de
la guerra de los aranceles –desatada por Donald Trump dos años atrás, con
ráfagas de impuestos a los prod...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados