Sociedad Suscriptores
Personas trans en el sistema penitenciario

A rodar mi vida

Verónica está cansada. Es trabajadora sexual trans desde los 13 años y la primera vez que fue presa tenía 15. Primero estuvo en un hogar del INAU en Maldonado; luego en el Hogar Puertas, de General Flores, y después en el Hogar Cimarrones, de Brazo Oriental, en Montevideo, donde terminó la escuela.

Adhoc, Javier Calvello

«A los 13 años dije: “Quiero ser mujer. No les voy a pedir a mis padres que me banquen la vida que quiero tener, quiero comprarme las cosas yo”. Y ahí empecé en el ambiente de la prostitución; ahí fue cuando empecé a ser trans», contó.1 Comenzó en la avenida Aparicio Saravia, en la zona roja de Maldonado, donde conoció la pasta base y soportó el maltrato de las trabajadoras sexuales trans más veteranas, que le disputaban el territorio.

Verónica fue explotada sexualmente hasta que la recluyeron en el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) de Maldonado, donde los funcionarios la obligaron a vestirse como varón. Cuando cumplió 18, recobró la libertad, pero en 2012 volvió a caer presa en la Unidad N.o 13 Las Rosas. «Moraleja de todo esto: me dieron la libertad y estuve dos año...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La nueva Punta de Rieles: más encierro y menos trabajo

Pueblo fantasma

Sociedad Suscriptores
Las cárceles como epicentro de violencia

Al margen de la ley

Sociedad Suscriptores
El sistema político mantiene a Juan Miguel Petit en el cargo

La expiación

Sociedad Suscriptores
La vuelta de las visitas de niños a las cárceles

A la espera

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja