Críticas Suscriptores
Nueva novela de Nothomb

Amélie no tiene tiempo para sutilezas

Los nombres epicenos, de Amélie Nothomb. Traducción de Sergi Pàmies. Anagrama, Barcelona, 2020. 126 págs.

«Si me equivoco en el arranque, se arruina por completo», dijo Nothomb en una entrevista hace algún tiempo. «Es instintivo. O funciona de una o no va a funcionar nunca. No soy una persona que revise.» Esta especie de ética del impulso unidireccional de la autora belga se encuentra tanto en el núcleo mismo de su prolífica producción (28 novelas y contando) como en el tejido interno de Los nombres epicenos. Voy a decirlo más temprano que tarde: esta compulsión tiene efectos estilísticos no siempre saludables. De modo que en una novela de Nothomb nos encontramos a merced de su instinto. Eso, en sí, no es un problema; el problema es que el instinto de Nothomb se comporta como una serie de movimientos reflejos que parecen el resultado de un entrenamiento para encontrar el camino más corto entr...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados