Política Suscriptores
Motivaciones del atentado contra el Partido Nacional en 1978

Anatomía de un asesinato

La reactivada investigación sobre el intento de magnicidio contra la dirección del Partido Nacional en 1978 revela cómo la dictadura apelaba al asesinato de terceros para dirimir sus problemas internos.

Esteban Cristi y Julio Vadora Brecha, Archivo Chele

El caso del vino envenenado, un complot que en 1978 pretendió eliminar físicamente a tres principales dirigentes del Partido Nacional, tuvo dos víctimas: una, la señora Cecilia Fontana de Heber, madre del actual ministro del Interior, Luis Alberto Heber, y otra, el proyecto del entonces comandante en jefe del Ejército, general Gregorio Álvarez, para una «salida» política. El plan consistía básicamente en desplazar al «presidente» Aparicio Méndez y proclamar un triunvirato de gobierno, con el Goyo como cabeza y con dos personalidades civiles, una blanca y otra colorada, como comparsas de un cuplé democratizador.

En la óptica de los asesinos, la muerte de Cecilia Fontana fue un «daño colateral». Las tres botellas de vino blanco Los Cerros de San Juan (a las que se les introdujo, mediante...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados