Autopropaganda - Semanario Brecha
Edición 1612 Suscriptores

Autopropaganda

La partida de más de 22 mil pesos que reciben los parlamentarios uruguayos no es utilizada solamente para adquirir medios de prensa. Casi ninguno conoce a ciencia cierta cuál es el destino final de gran parte de ese dinero, y varios senadores y diputados han confesado que suele volcarse a actos barriales, audiciones radiales o folletería, formando parte de la financiación de los sectores a los que pertenecen.

Medios de prensa.

A los salarios de los legisladores, que no se caracterizan por ser escuetos, se le suman algunas partidas destinadas a la inversión en secretaría, fotocopias y prensa. Esta última, que duplica el salario mínimo nacional, no cuenta con ningún mecanismo que garantice cuál es su real destino. La ausencia de fiscalización es quizás la razón de que el rumbo de este dinero varíe según el partido y el sector.

Álvaro Delgado, senador por el sector Aire Fresco, del Partido Nacional, explicó a Brecha que su grupo político no realiza ningún control sobre este dinero, ya que entienden que le pertenece a cada legislador y su administración queda a criterio individual. Sin embargo, el diputado de Unidad Popular Eduardo Rubio, así como otros legisladores del Frente Amplio (FA) consultados, vuelcan est...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada