Ayer y hoy - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores
Testimonio, feminismo y revolución

Ayer y hoy

En octubre de este año fue publicada la reedición del libro Mi habitación, mi celda, de Lilián Celiberti y Lucy Garrido, en la Colección Feminista Guyunusa de Sujetos Editores. La primera edición data de 1990 y, hasta ahora, este texto fundacional para los feminismos locales nunca más había vuelto a las librerías uruguayas.

Lilián Celiberti en 1998. ÓSCAR BONILLA

Un testimonio que se reedita 32 años después de su primera publicación se vuelve un fenómeno que vale la pena considerar, entre otros aspectos, desde la historia de su recepción, dada la estrecha relación que este género discursivo entabla con sus circunstancias de aparición y el valor referencial que en general se le otorga. Más aún si hablamos de Mi habitación, mi celda, de Lilián Celiberti y Lucy Garrido, una narración referida a sucesos de las décadas del 70 y del 80 que se desarrollaron en el marco del Plan Cóndor, escrita entre 1987 y 1988 –en tiempos en que las presas políticas aún no habían hecho públicas sus voces–, editada por Arca en 1990 y recuperada en 2022 por la Colección Feminista Guyunusa de Sujetos Editores.1 La aparición de este libro se vuelve un encuentro de épocas, q...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Debilidades del Estado quedan expuestas tras último hallazgo en el Batallón 14

El cuerpo femenino

Edición 1989 Suscriptores
Con Patricia Bernardi, fundadora del Equipo Argentino de Antropología Forense

Traerlos de la oscuridad y devolverles el nombre

Edición 1982 Suscriptores
Presentador vinculado al caso Penadés es hijo de un represor de la dictadura

Otros nexos

Edición 1978 Suscriptores
Los traslados clandestinos antes del primer vuelo

La represión salvaje