Bronca - Semanario Brecha
Edición 1626 Suscriptores

Bronca

La causa Cóndor acaba de cerrar su primer capítulo en Roma y aunque hay quienes prefieren ver el vaso medio lleno, entre la gran mayoría de los querellantes uruguayos la decepción, la bronca, es lo que domina. La decepción toma como blanco a los jueces romanos.

Había que documentar, probar, conmover, volver a probar, a redocumentar, nuevamente a conmover. Los jurados populares italianos, dijeron una y otra vez los abogados a los querellantes en la causa Cóndor que acaba de cerrar su primer capítulo en Roma, nada sabían de esa historia que pasó hace más de cuarenta años, tan, tan lejos y que tanto se parece a una película de terror. En el mismo recinto en que a lo largo de casi dos años y hasta este martes fueron juzgados en ausencia alrededor de 30 militares, policías y civiles latinoamericanos acusados de delitos de lesa humanidad –el búnquer de la cárcel de alta seguridad de Rebibbia, en las afueras de la capital italiana–, habían comparecido, en los años ochenta, decenas de capos de la Cosa Nostra siciliana. “Vaya si la mafia es una organizaci...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero