Butiá concentrado

La sociedad empresarial integrada por Antonio Bolívar Benítez y Carlos María Fagián es el principal grupo mediático de Rocha y su principal negocio es la televisión para abonados. La dupla concentra, directa o indirectamente, una importante cantidad de televisoras y radios del departamento, más de lo permitido legalmente. Aun así, sufre la fuerte competencia de la estadounidense DirecTV.

Gráfica Medios.

En Rocha, de acuerdo a los datos obtenidos en la investigación, existe una importante acumulación de medios en manos del grupo económico integrado por Antonio Bolívar Benítez y Carlos María Fagián, quienes tienen la propiedad o el control sobre cuatro emisoras de radio FM, una de las dos televisoras comerciales del departamento y tres empresas de televisión para abonados (Butiá, TV Cable del Este y Televisora Color Chuy) con las que cubren la casi totalidad del departamento.

En televisión por cable el grupo está en posición monopólica en la mayoría de las localidades del departamento, exceptuando Lascano, Velázquez y Rocha. En las dos primeras no tiene licencia y en la capital del departamento compite exitosamente con Rodacil SA (Rocha Cable Color), una empresa que pertenecía al Canal 10 de Montevideo (véase Brecha, 12-IV-17).

Con este panorama, el grupo está presente en las localidades más importantes –desde el punto de vista demográfico y comercial– como Rocha y La Paloma, pero también brinda servicios en localidades pequeñas (La Coronilla o Aguas Dulces) donde se constituye en la única fuente de información y entretenimiento televisivo de carácter nacional y con contenidos locales del departamento.

En los últimos años ha sufrido una fuerte competencia por parte de la multinacional estadounidense DirecTV, que cubre todo el territorio nacional con sus señales satelitales y presenta estrategias comerciales y soluciones técnicas que favorecen su penetración y desafía a los pequeños y medianos cableros uruguayos. Por ejemplo, la oferta de servicio prepago y la instalación simple de una antena –sin las inversiones y complejidades que implica el cableado y su mantenimiento– es muy tentadora en localidades de la costa rochense con una fuerte estacionalidad turística.

La apuesta de Benítez y Fagián se ha centrado, mientras tanto, en ofrecer un mayor número de señales –muchas de ellas en alta definición (HD)– y contenidos locales. Canal 8 es la señal distintiva de Cable 8 Digital, que incluye desde trasmisiones de los debates de la Junta Departamental a programas que, mediante la asociación con periodistas del departamento, ofrecen información sobre temas y protagonistas locales.

¿CONCENTRACIÓN INDEBIDA? El relevamiento de la propiedad de medios en manos del grupo Benítez-Fagián muestra que excedería los límites de propiedad establecidos en la legislación vigente. El artículo 54 de la ley de servicios de comunicación audiovisual (Lsca), referido a las limitaciones a la titularidad de servicios de televisión para abonados, establece que “una persona física o jurídica privada no puede ser beneficiada con la titularidad total o parcial de más de seis autorizaciones o licencias para prestar servicios de televisión para abonados en el territorio nacional ni más de una autorización o licencia para un mismo o similar ámbito de cobertura local”.

El grupo infringe esta disposición. Primero porque tiene más de una licencia en varias localidades del departamento y segundo porque acumularían más licencias de las permitidas. Fagián, por ejemplo, es accionista de cinco empresas que tienen licencias para operar servicios de televisión para abonados en 13 localidades de tres departamentos. En el caso que las autoridades competentes llegaran a esta conclusión, según la Lsca,1 tendrían tiempo hasta enero de 2019 para “transferir las autorizaciones o licencias necesarias para no superar el límite de concentración establecido”.

RENTABILIDAD CABLERA. El principal negocio del grupo es la televisión para abonados. En este rubro es donde Benítez y Fagián han demostrado su gran capacidad como emprendedores, realizando importantes inversiones para lograr una mayor cobertura territorial y digitalizar sus servicios, siendo de los pioneros en este sentido. Actualmente ofrecen un servicio de hasta 200 señales, 60 de las cuales son de alta definición.

Fueron también de los primeros operadores en obtener licencias cuando, a principios de la década del 90, el gobierno nacionalista de Luis Alberto Lacalle comenzó a otorgar permisos de televisión para abonados en todo el país. El 2 de julio de 1993, TV Cable del Este SC, integrada por ambos socios, obtuvo su licencia para cablear la ciudad de Rocha mediante el nombre comercial de Cable 8 Digital.

El 9 de febrero de 2000 – unos días antes de que Julio María Sanguinetti dejara la presidencia–, obtuvieron otra licencia para brindar servicios de televisión para abonados en otras pequeñas localidades como La Coronilla, Punta del Diablo y San Luis al Medio. Actualmente TV Cable del Este también tiene licencia para operar en La Paloma, Barra del Chuy, 18 de Julio, Aguas Dulces, Cebollatí y Santa Teresa.

A las licencias obtenidas por decisiones gubernamentales debe sumarse la compra de otras empresas de tevé cable del departamento. En junio de 2003, ambos socios adquirieron la licencia que la empresa Butiá Srl (propiedad de Walter Brusa y Rafael Rubio) tenía para brindar servicios de tevé para abonados en la ciudad de Castillos, pero no había operado nunca. Video Cable Castillos se instala allí a partir de las inversiones del grupo.

En febrero de 2014 concretan la compra de Televisora Color Chuy Srl. Esta empresa de Asunción Corvalán Gutiérrez y Graciela Gagliardi era propietaria de la tevé cable de esa localidad y tenía licencia para operar también en Barra del Chuy, 18 de Julio, San Luis al Medio y Punta del Diablo. Como esta Srl también tenía la autorización de Canal 4 –la única televisora abierta comercial de la fronteriza ciudad de Chuy–, todos los medios comerciales de televisión de Chuy pasaron a estar en manos de Fagián y de la hija de Benítez (Andrea Benítez Huelmo). De acuerdo a las fuentes del grupo, el interés estaba centrado en el cable, pero Corvalán condicionó su venta a la adquisición del canal abierto.

Netuy marzo21

En Maldonado, Fagián y Benítez (el padre, de aquí en adelante) son accionistas de una licencia de televisión para abonados en la ciudad de San Carlos (TV Cable San Carlos Srl), con la cual pretendían ir acercándose al mercado más importante del este del país: Maldonado capital y Punta del Este, pero los intereses empresariales allí instalados les impusieron una barrera que no lograron sortear.

Complementariamente están asociados con Video Cable Capuera (cuyo titular es Gabriel Jesús Olivera), una empresa que cubre zonas cercanas a Piriápolis (La Capuera, Ocean Park) a través de gestión del servicio, apoyo técnico y señales de tevé. También poseen uno de los dos servicios de tevé cable de Treinta y Tres (y la vecina localidad de Villa Sara) a través de la empresa Icce SA, cuyos socios son Carlos Fagián, Andrea Benítez Huelmo, Uruguay Azziz y Roberto Riani.

RADIOS. Aunque no tienen centralidad en su negocio, la dupla empresarial también tiene la titularidad o el control de cuatro emisoras de frecuencia modulada en Rocha. Varias fuentes consultadas por Brecha coinciden en que las radios son utilizadas para publicitar los servicios de televisión para abonados y no como una fuente de ingresos económicos o como instrumentos de incidencia en la vida política del departamento.

Una de ellas, FM Imaginación, fue otorgada a Antonio Benítez por Lacalle en setiembre de 1994. El permiso fue otorgado para La Paloma, pero de acuerdo a la información recogida, la antena y el estudio están ubicados en la ciudad de Rocha.

En agosto de 2012 el grupo adquirió formalmente Rocha FM, aunque su titular, Julio Pírez Tavárez, les habría cedido, seis años antes, los derechos de uso de la concesión obtenida durante el segundo gobierno de Sanguinetti. La empresa figura ahora bajo la titularidad de la empresa TV Cable San Carlos Srl de Benítez y Fagián, la misma con la que operan la televisión cable en esa localidad. Si bien la emisora fue originalmente autorizada a emitir desde Las Garzas –ubicada sobre la costa atlántica a unos 40 quilómetros al este de la ciudad de Rocha–, tiene sus estudios en la capital departamental y sus antenas sobre la ruta 9, emitiendo hacia el departamento de Maldonado.

Rocha FM y FM Imaginación forman la denominada “cadena digital”, donde una gran parte de la programación son retrasmisiones de la FM 100 de la República Argentina. Además, el grupo Benítez-Fagián ha quedado con el control de Solari FM, una pequeña radio de La Paloma que se encuentra en proceso de transferencia legal ante el fallecimiento de Pablo Peyre, titular de la onda asignada en febrero de 2000. También es propietario de FM Sol, una emisora que desde octubre de 1998 está a nombre de Antonio Sánchez, también dueño de Radio Fortaleza. Según las fuentes consultadas fue comprada mediante un acuerdo privado por Benítez y Fagián, quienes arrendaron a terceros la programación de la emisora, que trasmite desde los estudios de Cable 8 Digital en Rocha.

  1. Artículo 189, denominado “adecuación a la normativa anticoncentración”.

 

Este artículo fue realizado con base en una investigación en la que también participaron Facundo Franco y Nicolás Thevenet. Incluye también aportes de un mapeo de medios coordinado en 2011 por el periodista Edison Lanza. El trabajo de entrevistas a informantes calificados y el análisis de información inicial fueron realizados por un grupo de estudiantes de la Facultad de Información y Comunicación integrado por Milagros Malán y Juan Mariño, y coordinado por Germán García.

Los socios

Carlos Fagián es un hombre vinculado a los medios desde muy joven. Comenzó como locutor en Radio Felicidad en su Paysandú natal –donde fue titular de FM Latina hasta 1999– y a temprana edad se trasladó a Montevideo para trabajar en El Espectador. Al radicarse, años después, en el departamento de Rocha, conoció a Antonio Benítez, un empresario que estuvo vinculado al Partido Nacional primero y al Frente Amplio después, con quien formó una sociedad para involucrarse en el negocio de la televisión para abonados.

Artículos relacionados