Cuerpos y literatura: Cambiar no está tan bueno - Semanario Brecha
Libros. Cuerpos y literatura

Cambiar no está tan bueno

El ajolote de Althusser, de Mayra Nebril. Estuario, Montevideo, 2023. 288 págs.

En el inútil ejercicio de catalogaciones genéricas al que nos someten los algoritmos que nos gobiernan, El ajolote de Althusser entra sin problemas en el cajón de la ficción especulativa, ese paraguas que engloba toda la ficción que no sea estrictamente mimética. Pero, en defensa del término, etiquetas más específicas, como «ciencia ficción distópica», son conceptos descriptivos que pronto agotan su funcionalidad y solo sirven para encasillar las experiencias.

Ficción especulativa entonces, el libro que Mayra Nebril publicó en febrero de 2023 trata de Julio Borzar, un periodista gordo que decide internarse en una no muy feliz asociación que le promete no solo adelgazar, sino reconfigurar su relación con la comida –y, en definitiva, con la vida–, sumergiéndolo, literal y figurativamente, en un trance. A su vez, esta institución, llamada Asumme (Adelgazamientos Sociales Un Mundo Mejor Existe), brinda un canal para la inclusión social de un muchacho, el Althusser homónimo, su hermana y su ajolote mascota, que viajan de México a Uruguay a usufructuar la casa y el dinero del periodista durante su internación.

En el libro abundan algunos tópicos de la ficción especulativa, como la historia alternativa, la extrapolación y los lugares, hechos y personas del «mundo real» que se entremezclan con los de la imaginación. Por ejemplo, en la diégesis, tras el ostracismo mundial de los gordos, las Malvinas funcionaron como un lugar de exilio. Sin embargo, este tipo de ficción brilla más no al exponer su diferencia con el mundo real, sino al analizar los solapamientos, los paralelismos, las similitudes. Lo que resulta, por lo general, de la lectura de ficción especulativa es la certeza de que se está hablando más de nuestro mundo que del imaginado. Hay en El ajolote de Althusser un acercamiento de los mundos que mantiene la narración, en los temas y en la ambientación, en la cercanía de la ciencia ficción blanda y la baja fantasía. Esta lectura seudoalegórica se refuerza en algunas inserciones de una voz que se identifica con la autora y relata un intento de adelgazar mediante la escritura de la novela presentada.

El ajolote le da un toque extravagante a todo el asunto y funciona como hilo metafórico de las dos historias principales, la de Althusser y la de Borzar. Tanto el ascenso social como el adelgazamiento que promete Asumme se presentan como cambios que la sociedad exige a los prestatarios del servicio. Se explicitan varios desenlaces posibles (la aculturación, social y física, la locura, la muerte), pero nunca la permanencia, el no-cambio. Solo a través de menciones al animal y por su centralidad paratextual se nos ofrece la posibilidad de continuidad de aquello que la sociedad estima indeseable. Y al final, tres ajolotes «locos» han transitado la metamorfosis en medio de un optimismo agridulce que cierra la novela.

Uno podría esperar que una narración de estas características resultara panfletaria, pero no es el caso. El ajolote de Althusser es alegre, lo que separa la novela de Kafka y su Metamorfosis, a los que nombra y con los que dialoga en más de un sentido. También es entretenida, lo que la diferencia de pesadas ficciones eugenésicas como Gattaca. Hay cierto dejo a las distopías clásicas del siglo XX, aunque la autora también maneja con delicadeza y dulzura el cinismo necesario para conseguir el humor en tiempos de la posironía, y lo provoca con una premisa tan original que resulta evidente. Quizás su paralelismo más cercano (y rebuscado, lo admito) sea con Felisberto Hernández. Si en Muebles El Canario se canalizaba en la extrañeza el miedo primigenio de la modificación del cuerpo por factores externos, en este libro, Mayra Nebril expone a lo largo de su novela la lucha con el enemigo interno, ese que ya ha absorbido la lógica dominante y se convierte en la primera línea de avanzada. Capitalismo internalizado, le dicen.

Artículos relacionados

Mujica y las relaciones internacionales desde su chacra

Un espacio de vínculos con lo global

Cultura Suscriptores
Carolina Bello y las mil y una formas de narrar

Tarea fina

Cultura Suscriptores
España como memoria

Volver a empezar

Críticas Suscriptores
Libros. Reedición de Kintto Lucas

Palabras que azotan