Cambios por todos lados - Semanario Brecha
Especial Nº 1500 Suscriptores

Cambios por todos lados

En el cine, justamente, cambió todo. Tanto en cuanto a los espectadores como en el cine en sí mismo, en su factura y origen. En octubre de 1985, cuando Brecha ve la luz, aún estaban funcionando casi todos los viejos grandes cines, aunque la crisis de la exhibición ya se manifestaba en las salas de barrio muchos ya cerrados y otros sobreviviendo un escaso tiempo más.

25 Watts

Sin embargo, en ese 1985 había 49 salas en Montevideo y se vendieron 3.450.573 entradas; nueve años más tarde serían apenas 794.992, el piso más bajo en cuanto a taquilla. La televisión a color y el vhs, que comenzaba su marcha triunfal en el terreno de la exhibición a domicilio sembrando videoclubes por toda la ciudad, vaciaron las salas de las vecindades y erosionaron el número de asistentes a los cines de estreno. Pero ahí estaban todavía, aunque no por mucho tiempo, el Plaza, el Central, el Trocadero, el Radio City, el Ambassador, el California, el 18 de Julio, el más modesto Luxor, y en Pocitos el Casablanca, extrañando quizá a su demolido vecino Biarritz. Ese mismo 1985 abrieron sus puertas, en Barreiro y Berro, los cines Alfa y Beta, sumándose el Gamma en 1994 –Alfabeta desde 1997–,...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia