“Cancillería hizo lo que tenía que hacer” – Brecha digital
Edición 1529 Suscriptores

“Cancillería hizo lo que tenía que hacer”

“No es posible, por más amigos que sean, que insulten a la Vicepresidencia de la República de forma impune, totalmente injusta y muy grosera. A Maduro no le conviene segarse solidaridades y amistades en momentos en que está agarrado del pincel”, opina sobre el episodio Maduro-Sendic el politólogo Jorge Lanzaro.

—¿Cuál es su lectura sobre el episodio Maduro-Sendic?

—Habría que empezar marcando la idea de que el nuevo gobierno plantea un esquema de relaciones internacionales un poco diferente del que practicó Mujica, particularmente en la región. Eso ya se vio en varias intervenciones y, sin ninguna duda, en la propia intervención del ministro de Relaciones Exteriores, que tuvo un cruce de armas con Mujica. No son muchos los que le retrucan a Mujica. En general Mujica se queda siempre con la última palabra; esta vez se quedó el ministro con la última palabra. Y estuvo correcto, se mantuvo bien dentro de las líneas de lo que corresponde. A su vez, desde el punto de vista específico de Sendic, yo escuché lo que dijo sobre Estados Unidos y no parecía nada como para que el presidente Maduro se sinti...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?