Política Suscriptores
La maniobra de abigeato que involucró a varios empresarios en Rocha.

Caravanas y maquillaje

Un productor vendió animales ajenos –a través de conocidos escritorios que no podían desconocer esta situación– a clientes que hubieron de esforzarse para no notarlo. El caso, que alteró el relato habitual de la crónica roja, comprometió la imagen de una serie de empresarios y operadores agropecuarios, pero además puso el foco sobre algunas debilidades de los controles de trazabilidad.

La marca tapada en los animales robados puede divisarse en un video promocional de una de las empresas involucradas.

“En realidad esto continúa con otra investigación”, adelantó a Brecha el subcomisario Miguel Ríos, pero no quiso decir nada más.

Acompañado por el técnico agropecuario Raúl Rosas, encargado de la Zonal Noreste de la Dirección de Control de Semovientes (Dicose), el subcomisario se había pasado desde Navidad hasta Reyes recorriendo junto a su equipo establecimientos rurales del departamento de Rocha en busca de 300 vacas preñadas que había vendido como propias un productor que no era su dueño.

El caso había caído en manos del penalista del Chuy Paulo Priliac. Se lo presentó el representante de las hermanas Do Nascimento Borba, dos brasileñas con campos en la Cañada de Viera, en la octava sección de Lavalleja. El relato de las denunciantes era que habían pagado a Julio Eduardo Cabrera 1...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados