Cazador sin botín - Brecha digital
Edición 1543 Suscriptores

Cazador sin botín

A cuatro meses del allanamiento de la redacción y la incautación de las computadoras con las que se editaba el diario coloniense “El Eco”, la devolución, esta semana, de esas máquinas marcó también el fin de la judicialización del conflicto con los antipiratas.

El acuerdo entre el periódico coloniense El Eco y la Asociación Antipiratería, encabezada por el abogado Fernando Couto, fue promovido por Ignacio Rivero, el juez actuante en dos de las cuatro causas judiciales que había entre ambos. Una de ellas había sido entablada por Couto contra Daniel Roselli –uno de los directores de la publicación–, por difamación e injurias. Este tipo de causa judicial prevé que las partes mantengan instancias de diálogo para buscar un entendimiento en el juzgado (en el sistema actual el resto de las causas penales no da participación a las víctimas en el proceso, ni funciona con audiencias orales, como en este caso). El martes 16 “luego de recíprocas concesiones, logramos equilibrar los tantos y llegar a un acuerdo. Couto pretendía que se dejasen sin efecto las d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera