Cultura Suscriptores

“Un ciudadano ingenuamente interesado en cambiar este país”

Eduardo del Río (“Rius”) nació en Zamora, estado de Michoacán, México, en 1934, y murió hace muy poco tiempo también en México. Comenzó a publicar sus dibujos, sus “monos horrorosos” (como él decía) en la revista Ja-Ja. Pero antes fue seminarista, burócrata, embotellador, cantinero, encuadernador, cajista, office-boy, vendedor de jabón y un día empleado de pompas fúnebres...

Rius, autorretrato.

Colaboró en casi todos los diarios y revistas de México, de donde invariablemente fue corrido, excepto de Siempre, Política y Proceso, en los que publicó hasta su muerte.

Creó la historieta Los supermachos y Los agachados, y las revistas de humor La Gallina, El Mitote Ilustrado, Marca Diablo, La Garrapata, El Chauistle y El Chamuco. Recibió el Premio Nacional de Periodismo (en la rama caricatura) en los años 1959, 1973 y 1987 y publicó más de 20 libros: Cuba para principiantes,  Pequeño Rius Ilustrado, La panza es lo primero, ABChé, Mao en su tinta, Los dictaduros, La revolución femenina, Manual del perfecto ateo, Marx para principiantes, La vida de cuadritos (Guía incompleta de la historieta), Los moneros de México... y más.

Cuando viví en México no vi más que una vez (en vivo) a Ri...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Megaminería en Chubut e intereses rusos

Embestida extractivista

Política Suscriptores
La mirada de militantes jóvenes

Herencias, desencantos, quiebres, permanencias

Política Suscriptores
La llegada de las vacunas en medio del aumento de casos

Claroscuros

Política Suscriptores
Tres militares imputados por caso de las muchachas de abril

Medio siglo después

Política Suscriptores
Las propuestas del Frente Amplio para la crisis

Contra la negación presidencial