Complejo de culpa – Brecha digital

Complejo de culpa

El fin de semana el partido de gobierno se atrincheró para defender a Raúl Sendic y contratacó con una polémica declaración que acusa a la oposición y a los medios de comunicación de poner en riesgo la “institucionalidad democrática”. Pero el insistente malestar expresado desde el llano frenteamplista forzó a referentes de los principales sectores a admitir “errores” y “excesos” en esa declaración.

Foto: Leonidas Martínez

Revertir la parálisis. Esa es una de las expresiones sobre el partido de gobierno que eligieron los frenteamplistas que este martes difundieron una carta de respaldo para que el diputado Alejandro Sánchez llegue a la presidencia del Frente Amplio (FA). Los firmantes de esa misiva precipitaron el apoyo del Mpp, hasta entonces dubitativo entre respaldar a Sánchez, uno de los suyos, o al ex socialista Roberto Conde, figura sugerida por el ex presidente José Mujica, con el visto bueno de la “vieja guardia” del Mpp.

Pero primó el empuje de la “barra joven”, y el hecho de que las ministras Carolina Cosse y Eneida de León, así como el intendente canario, Yamandú Orsi, apuraran la decisión al suscribir la carta. También porque fue firmada por dirigentes de otros sectores, la 711 y el Ir, y por académicos, sindicalistas y referentes de la cultura que apuestan a un enlace “intergeneracional” para enfrentar el “momento de inflexión” que –aseguran– atraviesa no sólo el progresismo frenteamplista sino todas las izquierdas latinoamericanas. Reclaman, en ese contexto, “autocrítica y modestia”, porque el FA “se encuentra en un mal momento”. Y bregan por revertir la parálisis de la coalición para que “vuelva a ser una usina de ideas y acciones”.

Sin embargo, lejos de ese mea culpa que apunta a las elecciones a padrón abierto de mayo que decidirían quién presidirá el FA, apenas dos días antes el Plenario Nacional de la coalición acusó a la oposición y a los medios de “menoscabar la credibilidad” de los integrantes del gobierno (en clara alusión al vice Raúl Sendic) y de desplegar una campaña para “debilitar la institucionalidad democrática” (véase recuadro). Redactada por Marcelo Melo (Vertiente), Carlos Martínez (bases del Interior) y los senadores Yerú Pardiñas (PS) y Marcos Otheguy (711), fue respaldada por las bases y la mayoría de los sectores. Sólo se abstuvieron, aunque no fundamentaron en contra, Asamblea Uruguay y el Nuevo Espacio.

Las repercusiones no se hicieron esperar. En una tensa sesión en el Parlamento, los senadores de la oposición calificaron a Sendic de “mentiroso” y a los legisladores oficialistas de “cobardes”. Sin éxito, pretendieron que se tratara como asunto político la “agraviante” acusación del Plenario, y se negaron a ponerle punto final a la polémica, como intentaron decretarlo el presidente Tabaré Vázquez, el Secretariado Ejecutivo del FA y el propio Sendic. La Asociación de la Prensa Uruguaya (Apu) también condenó la acusación contra los medios (véase recuadro). Pero lo que no habría evaluado el FA, a juzgar por algunos dirigentes consultados por Brecha, es que también precipitarían el malestar en filas frenteamplistas.

TOMAR NOTA. Al advertir que la declaración abrió nuevos frentes y profundizó el desacomodo, referentes de varios sectores comenzaron a reconocer el desatino. El diputado Daniel Caggiani (Mpp) admitió a Brecha que en su sector corrió la autocrítica, pese a que respaldaron la resolución del sábado. Así lo explica: “Fue una declaración poco feliz. Se quiso respaldar la explicación y las disculpas dadas por el vicepresidente, pero el objetivo (de la declaración) no tiene nada que ver con los resultados que generó. Se englobó a toda la oposición cuando no todos los legisladores tienen la misma actitud, ni tampoco todos los medios de comunicación. Todos los frenteamplistas tenemos una visión más autocrítica de esta situación. Esto demuestra el momento que vive el FA: una discusión encerrada en sí misma y no ser valientes y reconocer los errores”.

Aunque la Vertiente Artiguista colaboró en redactar la declaración, el ex senador Enrique Rubio, líder de ese sector, fue uno de los primeros en reconocer en las redes sociales el desatino. Consultado por Brecha dijo que fue “excesiva”. “No fue feliz cuando dice que está en riesgo la institucionalidad democrática y cuando ignora las propias declaraciones de Raúl (Sendic) que dice que pudo haberse equivocado. Eso se tendría que haber recogido… Lo del título tiene que ser clarificado, no ignorado. Y el propio Raúl daba pie para que hubiera referencias a eso. Si no, parece que al Frente no le importa y que es irrelevante la credibilidad. Una declaración es lo que uno dice, pero también lo que no dice”, evaluó. Para que el FA revierta la parálisis, Rubio entiende que debe “salir de la burbuja”, porque “está sumergido en un internismo sectorial que lo aleja de la gente y lo hace cometer errores permanentemente… Si el FA queda sumergido en eso, se petrifica”.

Otro de los primeros en manifestar discrepancias con el texto fue el diputado astorista José Carlos Mahía (AU) al opinar que el FA “metió la pata y tomó una decisión equivocada: no se puede tapar el sol con un dedo, resoluciones como ésta muestran a la larga qué tan lejos estamos de la sociedad”, escribió en su página de Facebook. Acerca de Sendic, deslizó una crítica: “Lo que estudió o no estudió, si es o no licenciado, no es algo en lo que el FA deba meterse. A lo que sí puede referir el FA es al compromiso ético con la verdad”. Y discrepó con la afirmación del Plenario sobre los medios: “Eso de juntar a la prensa con la oposición es, por lo bajo, una torpeza política y encierra una mirada autocomplaciente a todo lo que nos pasa en la izquierda”. Aunque admitió que “algunos medios hacen oposición militante desde 2005”, no está de acuerdo con “tirar al barrer una acusación de desestabilización institucional”.

DAR EXPLICACIONES. En cambio, al hablar con Brecha, el senador socialista Yerú Pardiñas, uno de los redactores del comunicado, admitió sólo esta autocrítica: “Tal vez habría que haber precisado un poco más la declaración, porque no haber dicho que los que están generando distorsión son los grandes medios fue una debilidad”. Por lo demás, justificó el comunicado. Con respecto al punto dos de la declaración, que sostiene que está en riesgo la democracia, Pardiñas, al igual que la 711, apuntaban a advertir que la oposición, “amplificada por algunos medios”, pidió inmediatamente la renuncia del vicepresidente y sembró así un clima de desestabilización. Con relación al punto cuatro, la “solidaridad” con el vicepresidente, fue incluida por el “hostigamiento desmedido” contra Sendic y su familia, y puso como ejemplo la denuncia falsa del periodista Gerardo Sotelo en Twitter sobre la compañera del vice.

El dirigente del Pvp Carlos Coitiño no se retracta de criticar a la prensa porque discrepa con que el título de Sendic siga en primera plana: “Yo voté la declaración y me hago responsable. Sendic pagará ante la gente, ya está pagando, si no es claro, si confunde, o si no tiene los elementos que dice vendrán desde Cuba. Pero no seremos nosotros (el FA) quienes le cobremos eso. El título de Sendic es colateral, el tema principal es Ancap. Y el problema de fondo es que lo que no está claro es el proyecto del FA”. Coitiño insiste en que se convoque a la Agrupación Nacional de Gobierno para evitar que la coalicón se siga “oxidando y herrumbrando”. Aunque en privado algunos referentes de la 711 son críticos con el manejo que hizo Sendic, el diputado Felipe Caraballo, integrante de la directiva, aseguró a Brecha que “respaldan cien por ciento la declaración del FA. Raúl (Sendic) está recomponiendo documentos de hace 35 años. Presente lo que presente, igual lo van a cuestionar. Porque la derecha está aplicando un plan en América Latina, con las mismas recetas, para desestabilizar a los gobiernos de izquierda”.

El oficialismo, de este modo, resolvió utilizar el polémico caso de Sendic para alertar, mediante una errática catarsis sabatina, sobre una campaña de desestabilización a través de los medios, pero mientras tanto tolera la concentración mediática, la desregulación de la publicidad oficial y la no gratuidad de las campañas de bien público, porque la ley de servicios de comunicación audiovisual no se aplica y la otra ley no se trata en el Parlamento. Ahí falta complejo de culpa.

[notice]

María Julia recargada

“Están atacando la democracia”

 “Merece toda mi confianza y mi respaldo. Punto y aparte. No me pregunten más de este tema porque no voy a decir una palabra más”, afirmó el presidente Tabaré Vázquez en Rivera en referencia a la polémica que rodea a Sendic. (En la mesa del Consejo de Ministros, por si acaso, el cartel que solía presentar al vice como “licenciado” fue sustituido por otro que sólo decía “señor”). Aunque el mandatario insistió en que la información que publica la prensa está “ladeada” porque no se destaca lo bueno del gobierno, le habría dicho a sus allegados que no fue “oportuna ni ajustada” la declaración del FA , según Búsqueda. Pero la ministra María Julia Muñoz (Educación) no se habría enterado, porque apurada por un periodista de radio Montecarlo reforzó la polémica y cortó así de grueso: “Yo creo que los que no lo votaron (a Sendic) y lo están atacando por un tema tan menor, también están atacando la democracia”. El ministro Ernesto Murro (Trabajo), en tanto, se acercó a varios periodistas y los responsabilizó por no difundir una “buena noticia” del gobierno que beneficia a 50 mil personas.

[/notice] [notice]

Descontento virtual

“Ante la vergüenza”

Así se titula una campaña en Internet dirigida al “pueblo frenteamplista” contra la decisión del Plenario y la actitud de Sendic, que al cierre de esta edición llevaba 1.186 adhesiones. Iniciada por el poeta José Legaspi, en un tramo de la carta abierta se sostiene que la conducta de Sendic “ha estado muy lejos de reconocer el error, y mezquinamente, se ha enzarzado en justificaciones que solamente han agravado su falta ética. El Plenario ha avalado tal comportamiento y su resolución reviste una profunda preocupación para los votantes del FA”.

[/notice] [notice]

Cruce entre el FA y el sindicato de la prensa

 La declaración del Frente Amplio

“El Plenario Nacional del FA, habiendo recibido al compañero vicepresidente Raúl Sendic, declara: 1) A un año de iniciado el tercer gobierno del FA, electo con el apoyo mayoritario de la población del país, esta fuerza política reafirma su compromiso con los logros y desafíos de nuestro gobierno. 2) Rechaza la campaña desplegada por la oposición y diferentes medios de comunicación, destinada a menoscabar la imagen y credibilidad, tanto de integrantes de nuestro gobierno, como así también a debilitar la institucionalidad democrática del país. 3) Denuncia como injusta y discriminatoria la desacreditación de la cual, permanentemente, son objeto nuestras compañeras y compañeros en funciones políticas y de gobierno. 4) Expresa su solidaridad al compañero Raúl Sendic ante el injusto y agraviante acecho del que ha sido objeto, tanto su persona como su familia. 5) Convoca a la militancia a expresarse y a participar activamente en el respaldo ciudadano a nuestro gobierno y al FA mediante la movilización y el trabajo permanente.”

La respuesta de la Asociación de la Prensa Uruguaya (Apu)

El sindicato de la prensa rechazó la declaración del FA por “lanzar una grave e infundada acusación” contra los medios. “Una de las tareas fundamentales del periodismo es informar sobre aquello que se quiere ocultar. Y en esa premisa se incluye lo que sucede con las personas e instituciones públicas. Informar a la población, por tanto, tiene un valor fundamental para tener una democracia plena (…). La Apu entiende necesario expresar su rechazo a una declaración (…) de uno de los principales órganos de conducción del FA (…). Quienes ocupan cargos públicos están sometidos a un análisis de sus actos por parte del periodismo. Y el periodismo puede ser objeto de quejas cuando se observa un error, pero se debe tener especial cuidado en no desembocar en cuestionamientos que se transformen en acusaciones que tengan por objetivo acallar voces. Una sociedad plural, en la que se pueda escuchar varias voces, es clave para tener una mejor democracia.” 

[/notice]

Artículos relacionados