Con alarmante vigencia - Brecha digital

Con alarmante vigencia

Another Day of Life. Polonia/España/Alemania/Bélgica/Hungría/Francia, 2018.

Un día más con vida.

Si bien la animación para adultos es una realidad desde hace mucho tiempo, es relativamente novedosa su aplicación para la recreación de períodos históricos, y con fuertes contenidos sociales y políticos. Hace 15 años no hubiéramos imaginado películas como las brillantes Persépolis o The Breadwinner, ni un tipo de cine documental como la notable Vals con Bashir. Si bien la animación suele insumir más trabajo y tiempo que el cine de acción real, la representación gana, en el sentido de que pueden lograrse tomas imposibles, vuelos oníricos y poéticos impensables, y adaptaciones de época en las que ningún elemento escapa al control del artista. Esta gran película,1 en la que se entremezclan el documental y el cine bélico e histórico, es un claro ejemplo de ello. Los directores Raúl de la Fuente y Damian Nenow se embarcaron en una filmación a través de Angola y escogieron la técnica de la rotoscopía, que supone hacer un calco fotograma por fotograma de esa filmación real. Una paleta cromática virada a tonos rojizos aporta una atmósfera bélica opresiva y, por momentos, casi infernal.

La historia está basada en el libro de Kapuściński Un día más con vida, un prodigio de periodismo narrativo en el que el autor describía los inicios de la guerra civil que arrasó Angola tras su descolonización de Portugal, en 1975. El país africano fue uno de los escenarios más representativos y cruentos de la Guerra Fría, con dos facciones enfrentadas en una contienda abierta y sanguinaria. Por un lado, el Movimiento Popular de Liberación de Angola (Mpla) y sus aliados de Cuba y la Organización Popular de África del Sudoeste (Swapo); por el otro, la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), junto con el Frente Nacional para la Liberación de Angola (Fnla), Sudáfrica y Zaire. Mientras que los primeros recibieron apoyo y armamento soviético, los segundos obtuvieron lo mismo de Estados Unidos e Israel, además de mercenarios occidentales. La guerra se extendió por más de veinticinco años y dejó un saldo de más de un millón de muertos.

La historia se centra, entonces, en las vivencias del periodista y, por sobre todo, en su encuentro con varios combatientes claves del conflicto. En primer lugar, con Carlota, guerrillera idealista que luchaba por la libertad, la educación, la salud y la libertad de los niños angoleños, y, luego, con Farrusco, una suerte de Che Guevara portugués que cambió de bando, enviado como tropa especial de la fuerza colonial para reprimir al pueblo angoleño, que acabó uniéndose a la guerrilla revolucionaria e independentista. Inmerso en el mismísimo corazón de las tinieblas, se trata de un personaje enigmático y fascinante, similar al coronel Kurtz de Apocalipsis Now.

La esencia de la película se encuentra en este tipo de concientización, en la imposibilidad de permanecer neutral en determinados contextos. Como bien diría el mismo Kapuściński en una clase magistral: “El verdadero periodismo es intencional: se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar de manera que se ayude a la humanidad, y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro. Las guerras siempre empiezan mucho antes de que se oiga el primer disparo, comienzan con un cambio del vocabulario en los medios”. Así, exponía cómo el periodismo “objetivo” era no sólo imposible, sino también hasta inmoral. En el ejercicio del oficio, especialmente en momentos en los que amplios sectores de la población son vulnerados, se torna imprescindible tomar partido y ayudar a combatir la injusticia.

Las entrevistas a varios de los personajes implicados (incluido el mismo Farrusco, 40 años después) aportan un contrapunto sobre qué fue lo que sucedió después y cómo el triunfo inicial del bando con el que Kapuściński simpatizó, si bien evitó la segura llegada del apartheid a Angola, no sólo fracasó en su objetivo de conseguir un país con una sociedad igualitaria y libre, sino que continuó reproduciendo los errores de la época colonial. Un día más con vida es un cine diferente, sobresaliente y de una alarmante vigencia, ya que saltan a la vista las múltiples coincidencias entre ese conflicto y los que tienen lugar hoy mismo en sitios tan disímiles como Venezuela y Siria.

1.   Another Day of Life. Polonia/España/Alemania/Bélgica/Hungría/Francia, 2018.

Artículos relacionados

Cine. Estreno uruguayo: Camino a casa

Para que entre el aire

Cine. En Cinemateca, Life y Sala B: Las cosas que decimos, las cosas que hacemos

Formas de amar

En cadenas Life y Movie. Flee: huyendo de casa

Vivir sin pertenecer

Cultura Suscriptores
Exceso de biopics en el cine

La vida de las estrellas

Cultura Suscriptores
Con Victoria Pena, directora de la película sobre Delia González

La otra cara de la luna