«Hay cosas que son una aberración y acaban por naturalizarse» – Brecha digital
20 de mayo Suscriptores
Con el médico forense Hugo Rodríguez Almada

«Hay cosas que son una aberración y acaban por naturalizarse»

Rodríguez Almada conoce algunos de los secretos de la violencia homicida de las cárceles uruguayas desde un lugar particular: la medicina forense. Junto con otros investigadores, ha delineado un método científico para investigar muertes violentas ocurridas en las prisiones de la dictadura. Y en la actualidad se dedica, también, a investigar las muertes en las cárceles de la democracia: algo que no siempre es posible, pues,  a su entender, existe una negación de información sistemática para lograr esclarecerlas. Aun así, ha llegado a constatar que muchos presos fallecieron, en los últimos años, en contextos similares «a la era preantibiótica». También certifica que, desde el punto de vista de un forense, la diferencia entre los horrores de las cárceles actuales y las de la dictadura son menos de las que imaginamos.

Hugo Rodríguez Almada. MAGDALENA GUTIÉRREZ

—La Cátedra de Medicina Legal y Ciencias Forenses se ha involucrado de lleno en la discusión sobre hechos que suponen acción ilegítima del Estado en las cárceles, en dictadura y en la actualidad ¿Hay una definición específica al respecto?

—La medicina legal es una disciplina que estudia esencialmente la violencia, con especial énfasis en los derechos humanos. Pero, además de eso, en los últimos cinco años se generó, en el mundo, un campo de acción que se llama acción forense humanitaria, que consiste en la aplicación de las ciencias forenses con un interés humanitario, que a veces es también judicial. Por ejemplo, es humanitario cuando hay una participación forense en un terremoto en Haití. Pero también hay casos, como las masacres en Centroamérica o en Colombia, que también pueden ser...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1911 Suscriptores
Madres presas, cárceles desbordadas y una salida posible

Centenares de Dona Samer Fleitas

No ha prosperado, por ahora, el proyecto para liberar a los presos mayores de 65 años

En la conservadora

Sociedad Suscriptores
La atención en salud en las cárceles

Con la cabeza en la mano

Sociedad Suscriptores
La nueva Punta de Rieles: más encierro y menos trabajo

Pueblo fantasma