Confucio al timón – Brecha digital
Edición 1518 Suscriptores

Confucio al timón

Una nación, y un continente, devenidos en centro del mundo, no se improvisan. El anuncio del Fmi de que China desplazó a Estados Unidos como la mayor economía no puede atribuirse a causas fortuitas ni a razones simplistas, como la existencia de salarios más bajos. Detrás de buena parte de los argumentos que suelen explicar el fulminante ascenso asiático hay tanto desconocimiento como prejuicios eurocéntricos.

Foto: AFP Liu Jin

Cuando Estados Unidos se convertía en la primera potencia, desplazando del sitial de privilegio a Inglaterra –hace ya más de un siglo–, se la consideraba la “tierra de la libertad”, la nación de la esperanza donde los postergados del mundo, muchos de ellos provenientes de una Europa que los condenaba al hambre y la emigración, podían encontrar un futuro promisorio. A los que llegaban a la tierra prometida los recibía una gigantesca estatua que simbolizaba los sueños de libertad y progreso que anhelaban.

Un siglo y pico después, buena parte de los medios simplifican el ascenso del sudeste asiático, y de China en particular. Para explicar el prodigioso crecimiento de estas economías se hace hincapié en los bajos salarios, las pésimas condiciones de vida que habría en las ciudades y el det...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1922 Suscriptores
La guerra se intensifica en Europa

Conductores suicidas

Edición 1922 Suscriptores
El avance electoral de la ultraderecha sueca

Hasta la victoria siempre

Edición 1922 Suscriptores
En vísperas de la elección italiana

Cielo negro sobre Roma

Cultura Suscriptores
Alejandro Dolina, rioplatense

Buenas noches, duerman bien