A contramano - Semanario Brecha
Edición 1505 Suscriptores

A contramano

Hay un cúmulo de razones por las cuales se entiende que Chiruchi abandonara a Luis Lacalle Pou para irse con Jorge Larrañaga, aunque todo se puede simplificar con una sola palabra: intereses (de unos y de otros).

Foto: Gentileza “La Semana”

Y un día volvió. Sin decenas de personas a su alrededor, ni grandes séquitos (tan sólo unos pocos fieles), Juan Chiruchi recorre los comités que le son afines para explicarle a su gente que hay que votar y militar por la lista 222014, que lo une, en un acuerdo impensable tiempo atrás, con el hombre fuerte de Larrañaga en San José, Carlos Daniel Camy, cercano colaborador del “Guapo” (donde está Larrañaga, está Camy). Este un trasiego que representa un caso inverso a lo que ocurre en otros lares.

Hay un cúmulo de razones por las cuales se entiende este acuerdo, aunque todo se puede simplificar con una sola palabra: intereses (de unos y de otros). Y para el análisis hay que repasar algunos movimientos que llevan al abandono de Chiruchi del “Herrerismo que ahora llevamos en el corazón”, com...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia