De crucial relevancia

“Es un problema encantador, ya que quieres descartarlo como una pregunta estúpida, pero, pensándolo bien, entiendes que nos ponemos impacientes con este dilema, y que no es para nada estúpido”, comentó el filósofo Roy Sorensen, al periódico Times, refiriéndose nada menos que a la antiquísima pregunta de si el huevo o la gallina.

“Es un problema encantador, ya que quieres descartarlo como una pregunta estúpida, pero, pensándolo bien, entiendes que nos ponemos impacientes con este dilema, y que no es para nada estúpido”, comentó el filósofo Roy Sorensen, de la Universidad Washington en San Luis, al periódico Times, refiriéndose nada menos que a la antiquísima pregunta de si el huevo o la gallina.

La incógnita de cuál de los dos fue el primero ha llevado a muchos filósofos antiguos a especular sobre los orígenes de la vida y el universo. El problema ya mareaba a Aristóteles, quien señalaba: “Si hubo un primer hombre, tuvo que nacer sin padre ni madre, lo que es repugnante a la naturaleza. Tampoco pudo haber un primer huevo que diera lugar a los pájaros, pero tuvo que haber un primer pájaro que diera lugar a los huevos, y un pájaro viene de un huevo”. Macrobius, filósofo romano, también retomó el rompecabezas: “Hacéis bromas de lo que os parece una trivialidad: preguntar si la gallina vino primero que el huevo, o el huevo que la gallina. Pero el asunto debe considerarse de importancia; digno de discusión, y de discusión cuidadosa”.

Sobre el año 1600 el naturalista italiano Ulises Androvandi afirmaba tajantemente: “Se dice en los libros sagrados que existió la gallina primero. Estos libros enseñan que los animales fueron creados en el principio del mundo; por lo tanto la gallina no proviene de los huevos, sino de la nada”. Durante la era de la ilustración, con un poco más de acierto, el filósofo y enciclopedista francés Denis Diderot señaló: “Si la cuestión de la anterioridad del huevo sobre la gallina o la gallina sobre el huevo te genera confusión, es porque supones que los animales originalmente eran lo mismo que lo que son ahora”.

Si bien hoy la gente pareciera referir al dilema simplemente cuando un problema parece no tener solución o se considera absurdo o inconducente, ahora esta falacia y este círculo vicioso parecen haber llegado a una solución. Según publicó la revista Time, los huevos existen desde muchísimo tiempo antes que las gallinas. Los fósiles más antiguos de huevos de dinosaurio dan cuenta de su existencia desde hace por lo menos 190 millones de años. El Archaeopterix, primer animal de la historia considerado un ave, tiene en cambio 150 millones de años, lo que significaría que las aves aparecieron bastante después. Ahora, si lo que se quiere saber es precisamente cuándo surgió la gallina, el artículo también plantea un estimado, y señala que la diferencia es aun mucho mayor: en determinado momento, un ave que era casi una gallina por su formación genética puso un huevo que generó la que vendría a ser la primera gallina tal cual la conocemos. Por supuesto, es absolutamente imposible determinar cuándo surgió esta hipotética primera gallina, pero se señala como fecha aproximada que esto habría ocurrido hace unos 7 mil años.

La lógica formal enseña que cuando un enunciado no tiene solución, probablemente una de las premisas esté mal formulada: así, correspondería rever el término “gallina”, y evitar pensarlo como una categoría absoluta, fija e inmutable.

Artículos relacionados