Política Suscriptores

De puño y letra

Para la edición del 5 de setiembre de 2003 Fernández Huidobro entregó a Brecha un texto inédito que había escrito a escondidas en su calabozo de rehén en el sótano del Batallón de Ingenieros de Combate 3, de Paso de los Toros, en 1983. “La muerte es obra del egoísmo y el egoísmo es hijo de la muerte”, comienza Huidobro.

La muerte es obra del egoísmo y el egoísmo es hijo de la muerte. El hombre la inventó, la adora, y le paga pingües tributos, los más onerosos, lo mejor de sí, día a día, minuto a minuto. Es su dios. El único en el que realmente cree sin la más mínima duda.

Así se creyó y se cree vivir muriendo una vida suicidada.

Solamente los niños son libres: no le rinden ninguna pleitesía. Sólo ellos son sabios. No creen en ella. Su único dios es la vida.

Los adultos creen en la muerte y juegan a la vida. Los niños creen en la vida y juegan a la muerte: todos los cowboys de mi barrio resucitábamos.

La peor idea del invento, su aspecto más diabólico, es la locura de lo irreparable. La peor muerte es esa.

El mal es ella. El otro “mal” es el error.

El único infierno es la comprensión caba...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente