Con Grazzia Rey, ginecóloga grado 4 y profesora agregada de la Clínica de Ginecotocología B del Hospital de Clínicas - Brecha digital
Sociedad Suscriptores
Con Grazzia Rey, ginecóloga grado 4 y profesora agregada de la Clínica de Ginecotocología B del Hospital de Clínicas

Derechos y malabarismos

El camino de la IVE sigue encontrando escollos. Los médicos objetores de conciencia son un problema para la universalización del derecho y la confidencialidad sobre sus nombres plantea contratiempos para las usuarias. Luego de la eliminación del cargo destinado a atender la policlínica de IVE, el staff del Hospital de Clínicas denunció ante las autoridades pertinentes que no cuentan con el personal suficiente para garantizar el derecho. Álvaro Villar, director del hospital universitario, opina lo contrario.

Mauricio Zina

—Según el decreto reglamentario original 375/012, de 2012, las listas de los médicos objetores de conciencia en cuanto a la interrupción voluntaria del embarazo [IVE] deberían ser públicas. En 2015, el Ministerio de Salud Pública [MSP] modificó dicho decreto para que las listas sean confidenciales. ¿Cómo se controla la objeción de conciencia? ¿A quiénes favorece y a quiénes perjudica el secretismo de estas listas?

—Cada tanto se renueva la pregunta. Y las instituciones, tanto públicas como privadas, tienen sus listas de médicos objetores y no objetores. Así es como se manejan las cosas ahora. ¿Qué ventajas tiene esto para las pacientes? Creo que ninguna, porque, cuando se atienden, no saben quién es objetor y quién no. Entonces, en el caso de querer hacerse una IVE, recurren primero a ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Con Ana González Vélez, sobre el aborto en Colombia

Avance histórico

Cómo las empresas estadounidenses financian la prohibición del aborto

Detrás del cartel

La despenalización del aborto en Colombia

Cinco veces sí

Sociedad Suscriptores
Los obstáculos para acceder a la interrupción voluntaria del embarazo

Sin garantías, la ley no alcanza