Desamparo judicial - Semanario Brecha
Edición 1528 Suscriptores

Desamparo judicial

Esta semana se le tomó declaración a Fernando Couto, y a pesar de las preguntas del abogado de los acusados, el antipiratería no aclaró cuáles son las empresas de software a las que representa. La jueza ni siquiera se lo preguntó. Aquí “El Eco” segunda parte.

La audiencia tuvo lugar el pasado miércoles 4 de marzo. Había sido citada originalmente para febrero, tras la primera denuncia de Fernando Couto contra el diario El Eco. La cara visible de la Asociación Antipiratería denunció al periódico coloniense por un supuesto uso ilegal del software para el diseño e impresión de sus ejemplares.

Estando la audiencia fijada, Couto consiguió el aval de la jueza letrada de Carmelo Alexandra Facal para que se incautaran las máquinas de la redacción de Nueva Palmira y se allanara su segunda redacción en Carmelo (véase Brecha, 27-II-15).

Dos días después de la pérdida del equipamiento –y de la información que allí se guardaba, incluido el diseño del número que se preparaba esa semana–, el periódico apeló la decisión judicial y presentó las boletas de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2004 Suscriptores
Las inversiones de las empresas públicas en el actual período de gobierno

Se enfrían

Edición 2004 Suscriptores
Mario Bergara renunció a la pretensión de ser el presidenciable del FA

La fuerza de los dos polos

Edición 2004 Suscriptores
El MI no le respondió al Senado sobre la actuación de Capretti en el caso Astesiano

Si pasa, pasa

Edición 2004 Suscriptores
Uruguay batió un récord en la importación del principio activo de la Ritalina en 2023

Quédese quieto

Edición 2004 Suscriptores
Con Karina Batthyány, sobre el Sistema Nacional de Cuidados

«No solo no se avanzó, se retrocedió»