Cabildo Abierto hizo postergar votación de la ley de medios

Desconectados

El debate en torno a la ley de medios desnudó algunas de las diferencias que subyacen en la interna de la coalición de gobierno.

La reunión de bancada de la coalición de gobierno terminó en acuerdo: el miércoles 2, la Comisión de Industria de la Cámara de Representantes comenzaría la votación del proyecto de la ley de medios. Con esto, el Poder Ejecutivo lograría aprobar una norma que traería cambios sustantivos al actual sistema de telecomunicaciones en Uruguay. Sin embargo, en cuestión de horas todo cambió. Cabildo Abierto (CA) anunció su decisión de no votar el texto enviado por el Ejecutivo, ya que mantenía diferencias importantes con al menos cuatro artículos. Según pudo saber Brecha, el argumento es que esa nueva redacción no contempla los acuerdos hechos en la coalición de gobierno en artículos clave y que el gobierno quiere imponer sus intereses. Ante esto, la comisión decidió postergar la votación y otorgarles una semana de plazo a los cabildantes para que presenten una redacción alternativa. Pero también se decidió abrir el debate y convocar a varias organizaciones sociales para que aporten su visión sobre los cambios en el proyecto.

La decisión de los liderados por el senador Guido Manini Ríos causó preocupación y molestia en filas del resto de los socios de la coalición. El más enfático fue el diputado colorado Martín Melazzi: «Estuvimos 14 meses trabajando en el proyecto de la ley de medios. Hubo tiempo más que suficiente para presentar estos sustitutivos. […] No puede ser que en este momento, horas antes de la votación, los legisladores de la coalición nos enteremos de que no se va a votar. Me parece una irresponsabilidad». La postura de Melazzi era compartida por varios dirigentes nacionalistas, que prefirieron ser más cautos en sus declaraciones públicas. Sin embargo, las tensiones en la coalición quedaron de manifiesto dentro de la comisión, ante la mirada de los legisladores del Frente Amplio. La calma llegó con la aprobación de un cuarto intermedio.

Las objeciones de CA refieren a asuntos de fondo, incluidos el límite establecido para la cantidad de licencias para servicios de radiodifusión, la habilitación de los cableoperadores a brindar servicios de Internet y la rendija abierta para que extranjeros (empresas o particulares) adquieran licencias en Uruguay. Esto se incrementó tras el anuncio de que el grupo Olmos, propietario de Crónica TV de Argentina, pretendía adquirir el paquete accionario de Telefónica Uruguay. En filas nacionalistas estiman que ahora la votación de la ley de medios se postergará unos dos meses. Pero en filas cabildantes son más cautos y hablan de que es necesario volver a analizar todo el proyecto. «No creo que se pueda votar en no menos de un año», dijo a Brecha un diputado que no integra la Comisión de Industria.

La situación provocada en torno al proyecto de la ley de medios revela las tensiones que subyacen en la coalición de gobierno. En filas nacionalistas y coloradas hay una creciente disconformidad con las actitudes de CA de marcar un perfil propio en diversos asuntos, como con las críticas a la ley de inversiones en plena interpelación a la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche. En tanto, en filas cabildantes reprochan la falta de respaldo a sus iniciativas y que se los trate como furgón de cola de la coalición. Y les recuerdan que sin sus votos en el Parlamento el gobierno quedará rengo.

Artículos relacionados

Política Suscriptores
La ley de medios y el negocio de Internet

Un paquete cerrado

Política Suscriptores
El proyecto de la ley de medios y los beneficios para el sector privado

Un nuevo modelo de negocios… contra ANTEL

Edición 1823 Suscriptores
EL GOBIERNO APURA EL PASO PARA APROBAR LA LEY DE MEDIOS

Metele que son la tele

Política Suscriptores
El Parlamento avanza en el análisis de la Ley de Medios

Cable a tierra