Dime con quién andas – Brecha digital
Los negocios del esposo de Carolina Ache con el heredero de Yabrán

Dime con quién andas

Tomás Romay Buero, Héctor Colella y su esposa vendieron por 24 millones de dólares el terreno donde se construyó el lujoso edificio Forum, frente al Puerto del Buceo. También están vinculados a través de un cable de televisión de Canelones, regularizado por una resolución del MIEM esta semana.

Carolina Ache. MAURICIO ZINA

La vicecanciller Carolina Ache, integrante de Ciudadanos que sobrevivió intacta a la salida del fundador de ese sector, Ernesto Talvi, del Ministerio de Relaciones Exteriores, fue una de las jerarcas que estuvieron en el ojo de la tormenta por el pasaporte entregado al traficante Sebastián Marset. En la interpelación por ese caso, Ache negó las acusaciones que le adjudicaban un rol clave a su reunión con Alejandro Balbi, abogado de Marset y cercano a su tío Eduardo Ache (ambos dirigentes del Club Nacional de Fútbol).

La semana pasada la vicecanciller volvió a tomar protagonismo, cuando el semanario Búsqueda informó que la Junta de Transparencia y Ética Pública (JUTEP) le reclamó que presente la declaración jurada de su marido, Tomás Romay Buero. La respuesta del matrimonio al organismo fue que Romay Buero está dispuesto a presentar ese documento siempre y cuando se mantenga en reserva. Por ahora, no hay certezas sobre los motivos que llevan al abogado a querer mantener sus bienes e ingresos fuera de la luz pública, pero algunas de sus actividades económicas se pueden rastrear.

Romay Buero es parte de una familia vinculada a los grandes medios de comunicación en Uruguay. El Grupo Romay, histórico propietario de Radio Montecarlo y Canal 4 –entre otras empresas mediáticas y de otros rubros–, se ha ido ramificando con el paso de las generaciones y los problemas familiares (véase «A desconcentrar, a desconcentrar», Brecha, 28-VII-17). La rama Romay Eccher-Romay Buero controlaba, al menos hasta 2017, un canal abierto y un servicio de TV para abonados en Fray Bentos, y otro servicio de TV para abonados en La Paz y Las Piedras, llamado Telecable. En agosto de este año, tras un largo litigio, la Justicia determinó que Telecable había sido perjudicado por la adjudicación de una licencia caduca a su competidora local y dictaminó que el Estado debe resarcir a la empresa con cerca de 3,3 millones de dólares (véase «De parabienes», Brecha, 2-IX-22).

Telecable es propiedad de otras dos empresas: Cable Video Uruguay Ltda. y Bruster SA. El lunes de esta semana (19 de setiembre) el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) aprobó, «a modo de regularización», las cesiones de cuotas realizadas por Cable Video Uruguay Ltda. el 11 de julio de 2011. La cronología que narra ese documento es algo kafkiana: por una resolución de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (URSEC) de agosto de 2010, Cable Video Uruguay Ltda. quedó integrada por Carlos Lorenzo Romay Eccher, con una cuota social, y Clarice Romay Buero, con 399 cuotas. Pero el siguiente punto de la resolución del MIEM indica que Carlos Lorenzo había muerto dos años antes, en 2008, dejando como únicos herederos a sus tres hijos: Tomás, Clarice y Carlos Lorenzo Romay Buero. Luego, Carlos Lorenzo júnior y Clarice cedieron a Tomás la cuota que habían heredado de su padre, quedando la sociedad conformada por las 399 cuotas de Clarice y una cuota de Tomás. La reciente resolución del MIEM deja constancia de que «fueron realizadas modificaciones societarias sin contar con las autorizaciones» que debe dar el Poder Ejecutivo en el caso de que las empresas permisarias de licencias de telecomunicación quieran realizar este tipo de movimientos. Sin embargo, «aunque» la sociedad «incurrió en responsabilidad […] no podrá operarse sanción por haber operado la prescripción», aclara la resolución.

La otra propietaria de Telecable es Bruster SA. Esa empresa cambió reiteradas veces de titular desde que adquiriera una licencia de cable en 1993. La última transferencia encontrada para esta nota fue la de Jean Paul Oostovogels Blit a Héctor Fernando Colella Moix, que se quedó con el 100 por ciento del paquete accionario. Para esa fecha, la otra parte de Telecable (Cable Video Uruguay) ya estaba controlada por los Romay Buero, tras la muerte de su padre.

Además, hay otro negocio que vincula al esposo de Ache con Colella Moix. Un estudio académico sobre negocios inmobiliarios1 analizó la construcción del edificio Forum Puerto del Buceo. «Ubicado indiscutiblemente en el mejor lote de Montevideo», de acuerdo a su sitio web, el terreno donde se construyó Forum fue comprado por TGLT a Tomás Romay Buero, Colella Moix y su esposa, Marta Eugenia Ortiz Fissore, por 24 millones de dólares. La operación consta en los estados contables de TGLT de 2013. Allí se detalla que, por acuerdo del 5 de enero de 2012, el pago de 12 de los 24 millones se pactó en efectivo. La otra mitad se pagaría con 34 apartamentos y 54 cocheras en el edificio a construirse. El documento, que es público porque TGLT cotiza en bolsa, no aclara cuánto le correspondió a cada uno de los vendedores del terreno.

HC

¿Quién es, entonces, Héctor Fernando Colella Moix? Para saberlo hay que remontarse a la década del 90, cuando el empresario Alfredo Yabrán –dueño de un imperio económico en la vecina orilla y señalado como el responsable del asesinato del fotoperiodista José Luis Cabezas– decidió suicidarse. Yabrán dijo en una de sus cartas de suicidio que quería que su fortuna fuera administrada por «H. C.», las iniciales de Colella, con quien habló antes de gatillar el arma. Tras su muerte, Colella vendió el paquete OCA-OCASA, que concentraba las principales actividades económicas del empresario, al grupo estadounidense Exxel Group, luego denunciado por estafa y sospechoso de lavado de activos. De perfil más bajo que el que tenía Yabrán cuando se suicidó –enfrentado al ministro de Economía argentino Domingo Cavallo–, Colella montó una estructura offshore con la que intentó ocultar más de 145 millones de dólares del fisco, presuntamente provenientes de la venta a Exxel Group. Esa estructura, que incluía empresas uruguayas y otras en distintos paraísos fiscales, fue revelada por Búsqueda, Infobae, El Diario Ar y La Nación en 2019, en el marco de la investigación conocida como Pandora Papers, a cargo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

1. «Renta del suelo urbano: una aproximación teórico-metodológica a partir del abordaje de dos grandes desarrollos urbanos en Montevideo», Mariana García, Juan Pedro Ravela, María Jorge y Marcelo Pérez. Intendencia de Montevideo, FESUR en Uruguay, Facultad de Ciencias Sociales de la Udelar.

Artículos relacionados

Edición 1919 Suscriptores
El sector privado y la nueva política de medios de comunicación

De parabienes

Edición 1868 Suscriptores
Empresas de televisión favorecidas con exoneraciones y resarcimientos

La hora de los cableros