El discurso deshumanizador del sionismo: Dirán que soy «terrorista» - Semanario Brecha
El discurso deshumanizador del sionismo

Dirán que soy «terrorista»

El infanticidio masivo y programado en Gaza es el efecto buscado por el régimen israelí. La destrucción de hospitales, escuelas, casas, edificios, áreas de producción agrícola, en fin, de todas las existencias humanas y materiales de una zona de 2 millones de habitantes, es el objetivo asumido y proclamado por las autoridades de Israel. En otras palabras y sin adjetivos, un genocidio. El argumento de la «defensa propia» se esfumó en menos de un suspiro y el asesinato planificado, sistemático y asistido por Estados Unidos y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) (la civilización occidental) se constituyó en el drama revivido una vez más en Palestina.

Por eso, esto solo puede llevarse adelante bajo un discurso que deshumanice a las víctimas y a quienes denuncian el genocidio:

Gaza y Cisjordania son territorios ocupados por bárbaros y salvajes cuasi humanos que deben ser purificados. Las fuerzas del bien, sostenidas a sangre y fuego (las cruzadas del siglo XXI), deben prevalecer al precio que sea necesario. Las fuerzas del mal deben ser extirpadas de la Tierra, sea porque asumen el rostro de terroristas combatientes, el rostro de mujeres indefensas (las que engendran terroristas), de bebés o niños (los terroristas del futuro), o el rostro de miles de viejos y viejas (los terroristas del pasado), incluso de periodistas, maestras o profesores, médicos indulgentes (profesionales del terrorismo) con los combatientes (asesinos de siempre) de Hamás, de la Yihad Islámica o de cualquiera de los locos sueltos que –osadamente– gritan por libertad.

La civilización de tradición judeocristiana debe prevalecer frente a un islamismo bárbaro y salvaje, contrario a las creencias, los usos y las costumbres del mundo avanzado y moderno. La civilización occidental ha demostrado una y otra vez que es superior a todas las demás –execrables y condenables– formaciones culturales, políticas o económicas, contrarias a los principios morales de la libertad más absoluta.

Por eso, Gaza es el laboratorio, es el territorio simbólico y material de una «guerra santa», de la necesidad imperiosa de demostrar la supremacía del ser humano occidental, de recuperar el santo grial de las garras del infiel. El pueblo palestino representa, en todos los sentidos, la esencia de la maldad, ya sea porque fornica sin parar y alumbra salvajes o porque reza a un supuesto dios a quien denomina Alá.

Por todo ello y por razones ideológicas, económicas y geopolíticas, resulta absolutamente imprescindible destruir, aniquilar y extirpar del planeta a un pueblo cargado de pecado y sin virtudes. Un pueblo que ni siquiera es tal, que carece de toda identidad, sin historia ni cultura. Un pueblo palestino que ha existido solo en la fantasía de algunos. Un pueblo palestino haragán, de malas costumbres y falsos dioses. Porque es mentira que exista el dabke palestino, porque Mahmoud Darwish era un farsante de la poesía, porque sus pintores e intelectuales han engañado al mundo occidental con pobres imitaciones. En suma, un pueblo que realmente no existe no debiera incomodar las conciencias de quienes suministran bombas de 900 quilos, sofisticados tanques, fósforo blanco, máquinas de muerte, gas y tecnología nuclear. Por lo contrario, las democracias occidentales debieran ufanarse por los logros obtenidos en las calles y las plazas de Gaza y Cisjordania, en los campos de refugiados y en los hospitales.

Mientras que gobiernos y organismos internacionales se muestran incapaces u omisos para intervenir, millones de ciudadanos y ciudadanas en el planeta se manifiestan contra las masacres en Gaza. Seguramente, inspirados o motivados por su «antisemitismo», aunque varios miles sean judíos (traidores de la causa sionista). Mujeres y hombres, cristianos, judíos, musulmanes, budistas, ateos o agnósticos, todas y todos en todas partes, movilizados por el odio (no toleran el derecho de autodefensa de Israel), son en verdad los fanáticos de la paz, los radicales de escritorio.

La voracidad sanguinaria del sionismo de ultraderecha, dice este discurso, no es nada comparable con el «terrorismo palestino», más aún, es necesario que los palestinos se mueran de hambre, para ahorrarse de paso los ingentes gastos militares en el campo de batalla. El exterminio debe ser completo, pero también muy eficiente.

Así, algunos dirán que soy «terrorista», por defender la libertad y la vida.

Artículos relacionados

Los centros de detención y tortura israelíes en la operación contra Gaza

Los pozos de Israel

Edición 1993 Suscriptores
Cuando al genocidio (casi casi) se le llama genocidio

Israel, sus masacres y el control del relato

Sobre el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto

Lo que recordamos en el Día de la Memoria

El gobierno calla, pero Gandini habla sobre el conflicto en Gaza

Doble falta

Los déspotas árabes frente a la masacre en Palestina

Olla a presión