Edición 1396 Suscriptores

El guardián de la otra línea

Es uno de los hombres fuertes del presidente, pero es poco afecto a la exposición pública. Está a la cabeza del diseño de un plan de regionalización del país que, asegura, sienta las bases de un nuevo tiempo de articulación de políticas de desarrollo. Desde la cada vez más influyente Oficina de Planeamiento y Presupuesto (opp), deja entrever la pulseada con el astorismo y admite que en algunos temas existen “visiones diferentes en la izquierda”. Aunque niega la existencia de “dos equipos económicos”, cree que hay que priorizar a “la política” por sobre el relato “economicista” que también permeó a la izquierda. “Hay mucha gente que está buscando el fracaso del Fondes”, dijo con respecto al proyecto destinado a apoyar a las empresas autogestionadas que el presidente José Mujica marcó como u...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente