El padre de todos los héroes - Semanario Brecha
Edición 1578 Suscriptores

El padre de todos los héroes

Jefe del Cóndor por confesión propia, el hombre que disponía de vidas y haciendas con el pretexto de una guerra antisubversiva que había culminado tiempo antes se presentó ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con un solo objetivo: obtener el régimen de prisión domiciliaria.

Foto: Oscar Bonilla (archivo)

Patético: José Gavazzo no fue golpeado, ni colgado, ni asfixiado, ni torturado con picana cuando escribió al Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas acusando a sus camaradas de ser los autores de los 28 homicidios especialmente agravados por los que él fuera procesado en 2006: “los testigos incurrían en contradicciones, la acusación fiscal no estaba debidamente fundamentada por medios probatorios, y en todo caso la responsabilidad penal de los hechos juzgados debía recaer en las personas que capturaron a las supuestas víctimas en la Argentina”, glosa el dictamen aprobado por el comité en su 114 período de sesiones (del 29 de junio al 24 de julio de 2015), al detallar los reclamos asentados por el padre de todos los héroes vernáculos en marzo de 2012.

De hecho, la abogada Rossa...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia