El pasado que vuelve - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

El pasado que vuelve

Después de más de dos décadas de publicaciones, Pascal Quignard (1948) decide hacer secesión dentro de lo convenido literario y romper incluso con sus formatos anteriores para dedicar el último tramo de su vida de escritor, su último reino autoral, a un nuevo proyecto.

Al comienzo de A la búsqueda del tiempo perdido, de Marcel Proust, el cura de la iglesia de Combray, el pueblo ficcional donde pasa sus vacaciones el joven e igualmente ficcionado Marcel, informa con orgullo que de lo alto de la torre de su iglesia medieval “cuando el tiempo está claro se puede distinguir hasta Verneuil”. Será en esta pequeña ciudad bien real en el mapa de la Alta Normandía francesa, Verneuil-sur-Avre, que nacerá años después Pascal Quignard (1948), en un entorno familiar de filólogos, músicos y docentes de letras clásicas. Pasará luego a vivir no lejos de ahí, en el puerto de El Havre, totalmente destruido en el período final de la Segunda Guerra Mundial y del que sólo algunos pocos vestigios quedaban por los tiempos de la infancia del escritor, que eran tiempos de recons...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2004 Suscriptores
Las inversiones de las empresas públicas en el actual período de gobierno

Se enfrían

Edición 2004 Suscriptores
Mario Bergara renunció a la pretensión de ser el presidenciable del FA

La fuerza de los dos polos

Edición 2004 Suscriptores
El MI no le respondió al Senado sobre la actuación de Capretti en el caso Astesiano

Si pasa, pasa

Edición 2004 Suscriptores
Uruguay batió un récord en la importación del principio activo de la Ritalina en 2023

Quédese quieto

Edición 2004 Suscriptores
Con Karina Batthyány, sobre el Sistema Nacional de Cuidados

«No solo no se avanzó, se retrocedió»