Mundo Suscriptores

El pulso por el futuro

Cincuenta días en la calle.

La represión llevada a cabo por la policía chilena en las manifestaciones de los últimos meses ha dado lugar a denuncias de organismos internacionales por violaciones a los derechos humanos / Foto: Afp, Claudio Reyes

La revuelta chilena ha sido atacada por los carabineros y cercada mediática y políticamente por los partidos políticos. Sin embargo, no pierde su fuerza y se amplía con la masiva participación de mujeres jóvenes y, progresivamente, de los pueblos originarios.

 “Volvimos a ser pueblo”: un sencillo
cartel pintado sobre papel, colocado por una comunidad de vecinos sobre la
avenida Grecia, es un grito de protesta contra el neoliberalismo que convirtió
a las gentes en apenas consumidoras. Pero también conforma todo un programa
político y una ética de vida, en apenas cuatro palabras.

No muy
lejos de allí, la céntrica Plaza de la Dignidad, nombre con el que la revuelta
chilena ha rebautizado a la Plaza Italia, parece zona de guerra. Los comercios
están cerrados en varias cuadras a la ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Chile, hacia una nueva Constitución

De nuevo en primavera

La autoorganización popular chilena frente a la crisis

Las ollas de la dignidad

Escenas de la resistencia popular en Chile.

El tiempo del fuego

Mundo Suscriptores
Crónica de la revuelta en Chile.

Las grandes alamedas