Mundo Suscriptores

El rastro de lo que quedó

Brumadinho a un año de la catástrofe.

Vecinos afectados por el crimen muestran fotos de las víctimas, que llegaron a un total de 272 personas / Foto: Marcelo Aguilar

Los responsables del rompimiento del dique de la minera Vale, que el año pasado mató a 272 personas y destruyó la cuenca del río Paraopeba, en Minas Gerais, permanecen impunes. En el aniversario del crimen, Brecha volvió a la zona y acompañó a la caravana de más de 300 quilómetros que realizaron los afectados para pedir justicia.

Cuando Brecha estuvo por primera vez en Brumadinho, Minas Gerais, exactamente diez días
después de que ocurriera uno de los más graves crímenes socioambientales de la
historia, Cleiton Cândido da Silva, de 38 años, dijo algo premonitorio sobre el
futuro de la comunidad: “Yo me quedo pensando cómo será después de que acabe
todo, después de que se acabe el ruido y venga el silencio. ¿Cómo quedará la
psiquis de las personas? Muchos precisarán cuidado especial. Y ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El crimen de Bolsonaro en el Pantanal brasileño

Marcado a fuego

Mundo Suscriptores
La Justicia brasileña volvió a fallar a favor de Lula

Otra que cae

Mundo Suscriptores
La imparable violencia policial brasileña

Sin máscara

El apoyo empresarial a Bolsonaro

La mano visible