Sociedad Suscriptores
Se interrumpe la tendencia a la caída del número de incendios de verano.

El signo del fuego

El emblemático cerro Pan de Azúcar ardía ayer por cuarto día consecutivo, amenazando las especies de la reserva de flora y fauna autóctonas ubicada a su pie. El siniestro abre el debate sobre la capacidad de respuesta estatal para el combate de incendios forestales y de campo, en momentos en que todo el país se encuentra bajo riesgo alto o muy alto debido a la sequía y a las altas temperaturas estivales. Rocha, Maldonado, Canelones, Montevideo y San José son los departamentos más vulnerables y dependen de la gestión pública; las plantaciones industriales, que se expanden en 16 departamentos, también están bajo alto riesgo, pero cuentan con un plan especial de prevención y contención, financiado por los productores privados. A estas empresas recurrió ayer el Estado para evitar que el fuego en el cerro alcanzara la magnitud de desastre.

Imagen aérea de Manantiales, Maldonado, zona que fue especialmente afectada por los incendios registrados esta semana / Foto: www.puntadelesteinternacional.com

Todo rojo o
mayormente rojo. Así suele verse este verano el mapa del índice de riesgo de
incendio forestal que elabora a diario el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet). El nivel de riesgo se calcula
por el método de Nesterov, una ecuación inventada en Rusia y mejorada en
Polonia, que relaciona la temperatura y el déficit de saturación del aire con
las lluvias acumuladas a diario. Parece obvio que, en época de sequía y altas
temperaturas, el índice de Nesterov se dispare y entonces rojee todo o casi
todo el mapa del Uruguay. Menos evidente, sin embargo, es que ese alto o muy
alto riesgo de incendios se incrementa por otra variable que no contempla la
ecuación rusa: la incidencia de la actividad humana, que genera el 98 por
ciento de los siniestros forestales y de campo en el país. “...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Los incendios en Australia y el gobierno de Scott Morrison.

Detrás del humo