El trauma como motor - Semanario Brecha
Edición 1563 Suscriptores

El trauma como motor

Luis Fondebrider es la cara visible y referente del Equipo Argentino de Antropología Forense, una organización científica no gubernamental y sin fines de lucro que aplica las ciencias forenses a la investigación de violaciones a los derechos humanos en el mundo. Desde 1984 ha multiplicado su campo de acción a Latinoamérica, África, Asia y Europa.

—¿Cómo definiría hoy el estado de la antropología forense como ciencia y su rol en la sociedad?

—En los últimos 25 o 30 años la disciplina ha llegado a ocupar en algunos países de la región un lugar que no tenía, mientras que en otros se está incorporando. Obviamente, hoy en día el trabajo científico en el ámbito forense es interdisciplinario, pero tradicionalmente era el médico forense el que se encargaba de todo, o el odontólogo. Hoy en varios países hay cada vez más antropólogos forenses, departamentos de antropología forense dentro de los institutos de medicina legal, y una de las aplicaciones que se han dado masivamente en América Latina tiene que ver con casos de violencia política. ¿Por qué? Porque hay que recuperar cuerpos que están esqueletizados, porque es necesario realizar e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia