Otra de Marvel: Black Widow

Empoderamiento trucho

Scarlett Johansson en Black Widow. Difusión

La vida útil de las actrices en Hollywood es sumamente reducida, al punto de que una estrella como Scarlett Johansson, quien aún no ha llegado a los 40 años, ya está siendo «jubilada» de las filas del mainstream. Black Widow, su personaje del universo Marvel, murió en una escena crucial de Endgame, la última entrega de Los vengadores, y es muy probable que esta película1 suponga la última aparición de su personaje en la saga. Lo cierto es que el personaje de Iron Man murió cuando su intérprete, Robert Downey Jr., cumplió 56 años, una señal clara, entre otras miles, de que la supuesta vida útil de los hombres suele ser muchísimo mayor. Por poner otro ejemplo, Liam Neeson sigue protagonizando películas de acción con 69 años, algo absolutamente impensable para una contraparte femenina.

En esta película la acción se sitúa un tiempo antes de la muerte de la superheroína, por lo que, una vez más, pueden explotarse sus últimos alientos. Este recurso, que supone rellenar espacios en la línea de tiempo del relato, fue utilizado de forma similar por la franquicia para la reciente serie Loki, estrenada en Disney+. Es decir, se desestima la linealidad, se encuentra el hueco y se implanta allí una historia, una forma de exprimir a los personajes más populares y a un universo de historias preexistentes en los cómics desde hace décadas. Esta película funciona como una bisagra de despedida y renovación. Black Widow es sacada a relucir y ostentada, pero no se despide sin antes introducir a su recambio, su hermana menor, obvia aspirante a vengadora (o a villana), que continuará aportándole sangre fresca a una saga que ya se vislumbra como interminable.

Está claro que si hay algo que Marvel Films sabe hacer –y muy bien– es elegir intérpretes, y sería imposible desmarcar el éxito de la franquicia de Los vengadores del atractivo de sus personajes principales. Como Black Widow es uno de los personajes más serios y anodinos de la saga, fue necesario recurrir a un contrapeso chistoso, un fuerte comic relief. Y aquí introdujeron no solamente a uno, sino a dos. La genial Florence Pugh, a quien ya vimos brillar en Midsummer, aporta sobradas dosis de desenvoltura, carisma y aptitudes para la comedia interpretando a Yelena Belova, la próxima superheroína. El otro es David Harbour –conocido por su papel en la serie Stranger Things–, que interpreta de taquito a un superhéroe ruso obsoleto, dando también en el clavo con mucha naturalidad y gracia.

La película sigue un recorrido ya demasiado visto y predecible: una trama internacional con persecuciones y acción a lo James Bond, Jason Bourne y Misión imposible, y un villano ruso desagradable, que condensa y encarna todos los vicios manipuladores y autoritarios del enemigo comunista. El planteo sería perfectamente olvidable si no fuese por Pugh y Harbour, en ese orden, pero quizá lo que quede repicando y haciendo más ruido sea cierto pretendido discurso de «empoderamiento femenino», lo que supone una inmensa contradicción con la representación de mujeres-objeto. Parafraseando a Lucrecia Martel, el cine mainstream es «la dictadura de la cintura de avispa». Y habría que contar la cantidad de veces que se le filma el culo a Johansson –hasta se nombra explícitamente esa parte de su cuerpo en un diálogo casual–, a lo cual se suma la aparición de un contingente de viudas negras –algo así como amazonas implacables entrenadas por la Rusia soviética– que pretende ser un rejunte de chicas «normales» de todas partes del mundo que, sin embargo, parecen haber sido elegidas en un casting de modelos según los más exigentes paradigmas dominantes. ¿El feminismo? Bien, gracias.

1. Black Widow. Estados Unidos, 2021. En los complejos Grupocine, Movie y Life Cinemas.

Artículos relacionados

En salas comerciales: El Escuadrón Suicida

Exabrupto de hemoglobina

Cultura Suscriptores
Horacio Quiroga y el cine

De letras e imágenes

Ciclo de cine «Marzo, mes de la mujer», en TV Ciudad

El foco en lo femenino