Mundo Suscriptores

En el mismo lodo

Se siguen multiplicando las denuncias de corrupción contra políticos brasileños de todo tipo y color. Ya condenado a nueve años y medio de prisión, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue acusado por corrupción pasiva, mientras que el presidente actual, Michel Temer, aguanta la respiración ante las nuevas acusaciones de corrupción que se formulan en su contra.

Luiz Inácio Lula da Silva llega a la oficina de la justicia federal para declarar ante el juez Sergio Moro, en Curitiba, el 13 de setiembre / Foto: Afp, Heuler Andrey

Los brasileños siguen perplejos ante las acusaciones de corrupción que no cesan de formularse contra políticos de los partidos más variados y ante las revelaciones de los montos exorbitantes de dinero que mueven la corrupción en su país. El presidente Michel Temer es nuevamente acusado de corrupción, mientras la prensa le parece dar más importancia a los nuevos cargos presentados en la justicia contra su antecesor Lula.

Lula volvió a sentarse en el banquillo de acusados en Curitiba ante el juez Sergio Moro, este miércoles, en una causa por corrupción pasiva, en el marco de la Operación Lava Jato. El ex presidente de Brasil tuvo que responder a las acusaciones de su ex ministro de Finanzas, Antonio Palocci (que cumple una pena de 12 años de cárcel), que Lula hizo un “pacto de sangre” con...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente