Esas armas sin importancia – Brecha digital
Edición 1509 Suscriptores

Esas armas sin importancia

El gobierno de George W Bush ocultó a sus propias tropas –de las que entrenaron en Irak–, a su cuerpo médico y al Congreso estadounidense la existencia incontrolada de armas químicas activas y deterioradas desperdigadas en territorio iraquí, según esta reciente investigación del New York Times.

Tapa del The New York Times del 15 de octubre

El gobierno de George W Bush ocultó a sus propias tropas –de las que entrenaron en Irak–, a su cuerpo médico y al Congreso estadounidense la existencia incontrolada de armas químicas activas y deterioradas desperdigadas en territorio iraquí. Al menos 17 efectivos de Estados Unidos y siete iraquíes fueron afectados hasta ahora por esas armas sin recibir tratamiento médico adecuado y sin que sus mandos hayan reconocido las lesiones sufridas por los efectivos; además se han encontrado al menos 5 mil proyectiles con diversos agentes químicos entre 2003 y 2011. Estos hechos fueron sistemáticamente negados o se les restó importancia por orden superior.

Las armas fueron fabricadas por el gobierno de Saddam Hussein para usar en su guerra contra Irán (1980-88), con activa participación y colabor...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?