Ese delgado límite – Brecha digital
Edición 1628 Suscriptores

Ese delgado límite

Es la segunda vez, durante su función ministerial, que el titular del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (Mgap) Tabaré Aguerre recibe asistencia del Fondo Arrocero. La primera fue en 2014 y por cerca de 85 mil dólares. Ahora, le tocará recibir poco más de 180 mil dólares.

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, en conferencia de prensa realizada el miércoles pasado, afirmó que no se benefició con dineros públicos al recibir poco más de 180 mil dólares por su condición de productor arrocero, información publicada el lunes por La Diaria. También resaltó que el otorgamiento de ese monto no resultó de una gestión personal, sino de decisiones técnicas de quienes administran el Fondo Arrocero.

Aguerre comentó que es arrocero desde hace 25 años: “Creo que soy ministro porque soy arrocero. Pero además soy productor ganadero, de sorgo y tengo una empresa de transporte. No hay ningún conflicto (con el cargo), salvo si aprovechara algún beneficio, que no es mi caso”. Incluso dijo que no se acogió a las exoneraciones que permite la ley de promoción de inversiones,...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Uruguay Suscriptores
Documentación uruguaya en manos de la Justicia argentina

Los vuelos de 1978 y los «traslados» de los GAU

Uruguay Suscriptores
El aumento de la pobreza infantil y la falta de respuestas

Nieblas y neblinas

Uruguay Suscriptores
La dualidad de criterios del MIDES y el ataque a las ollas populares

Una olla a presión

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»