Política Suscriptores

Esperando que pegue el estirón

El Sistema Nacional de Cuidados es el buque insignia de la tercera administración frenteamplista. Su potencial contrasta con algunos aspectos –como el financiamiento– que navegan sujetos a la voluntad política y, por lo tanto, expuestos a un golpe de timón. A su vez, la reforma estructural y el progresivo cambio cultural en torno a la distribución y valorización de los cuidados, difícilmente se palpen en el corto plazo, aun con una implementación bien orientada.

Cuidados por Ombú.

A casi dos años del estelar anuncio de un sistema de cuidados “revolucionario” –presentado así por Tabaré Vázquez durante su campaña electoral–, el gobierno ha preparado una siembra de “muchos surcos a la vez” cuyos brotes, que apenas asoman, se convertirán el próximo año en frondosas plantas de las que finalmente florecerá. Unos días después de que Julio Bango, secretario nacional de Cuidados, ilustrara a Brecha sobre los avances del sistema con estas imágenes, la ministra Marina Arismendi (a través de quien Vázquez permanece pendiente del asunto) prometió que en 2017 zarpará a “velocidad de crucero”, viento en popa, con una bodega bien provista de “legislación, presupuesto, diseño y planificación”.

El enunciado provino a raíz de la inauguración de una casa de cuidados comunitarios par...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente